jueves, abril 14, 2016

Poco feminismo en Izquierda Unida

Lidia Falcón Público El domingo se cerró la Asamblea constitutiva de Izquierda Unida Madrid. El nuevo partido tiene la ingente tarea de reconstruir la verdadera izquierda en la Comunidad de Madrid.

Ingente porque en el último cuarto de siglo el capitalismo se ha encargado de hundir el mundo socialista y de desprestigiarlo con su potente campaña de intoxicación. Y al rescoldo de la época en que ciertas ventajas económicas anestesiaron la conciencia de lucha de las clases trabajadoras, han surgido organizaciones políticas que pretenden convencerlas de que la izquierda ya no existe y que la felicidad consiste en votarles a ellas.

Pero la izquierda sigue teniendo que defender unos objetivos diáfanos para lograr la transformación de una sociedad capitalista en una socialista que ha de ser obligatoriamente feminista. Y las reivindicaciones fundamentales siguen siendo las mismas que hace cuarenta años, aunque ahora se quieran reducir a modestísimas ayudas a los más pobres.

Pero defender la proclamación de la III República, la anulación de los tratados con el Vaticano, salir de la OTAN, nacionalizar la banca, renegociar con la Unión Europea la deuda pública y oponerse a los tratados con EEUU, son las líneas maestras de un programa de izquierdas.

Pero además, y no menos importante, es unir el feminismo a todas las reivindicaciones económicas, porque de otro modo, según tenemos ya experiencia, ese socialismo que se pretende construir no incluirá a las mujeres. La democracia para la mujer es la democracia feminista, que supone el acceso al poder de las mujeres en la proporción que estas representan, tanto en la población de nuestro país, como en el trabajo y en la producción de riqueza .

Nosotras no somos un género, somos una clase. Y en todo caso, debemos ser visibilizadas como mujeres no como género, y nuestras opresiones y explotaciones son sexistas no “genéricas”.

Las reclamaciones feministas, que se prolongan ya a través de más dos siglos, son fundamentales para incluir a la mitad de la población en el proyecto de Izquierda Unida. Y de eso hubo poco en la Asamblea del 2 y 3 de abril.

Resulta decepcionante que el Área de la Mujer tuviera que presentar una enmienda a la ponencia marco para que en seis líneas se hablara, muy por encima, de las necesidades y reivindicaciones feministas. Y excepto las intervenciones de la representante de esa Área y la mía, ninguno de los oradores ni oradoras incluyó estos temas en sus discursos.

No es aceptable que Cayo Lara mencionara todos los conflictos y movilizaciones que se organizado en el último año y olvidara la Marcha contra todas las violencias contra la Mujer del 7 de noviembre que más asistencia ha tenido. Menos aceptable es que cuando yo le explicara a Lara que solamente el año pasado 40 niños han quedado huérfanos porque el padre ha matado a la madre, varios de los asistentes a la asamblea se rieran.

Me sorprendió, me desconcertó y me decepcionó el entusiasmo que mostraron los asistentes, unánimemente, al hecho de que Carlos Sánchez, concejal del Ayuntamiento de Madrid, que presidía la asamblea, tuviese que ausentarse para celebrar un matrimonio. Entusiasmo que estuvo corroborado por Cayo Lara, que nos explicó cómo él había tenido el placer de casar a mucha gente cuando era el alcalde de su pueblo.

Ciertamente solo cabe desanimarse cuando en los siniestros años en que reclamábamos el divorcio, recuerdo que fui procesada en el año 1973, y la revista secuestrada y multada, cuando publiqué en Triunfo un artículo a favor del divorcio, en el que concluía diciendo: “Ahora estamos luchando por alcanzar el divorcio, después tendremos que hacerlo por acabar con el matrimonio”.

Pero no es que yo fuera tan original. Mi abuela, Regina de Lamo, anarquista, nacida en 1877, estaba haciendo campaña por el amor libre a principios del siglo XX. Mi tía, Carlota O’Neill, tuvo dos hijas en los años 1927 y 1928 sin casarse. Y solo la presión de la familia del marido, el capitán de aviación Virgilio Leret, fusilado el 18 de julio de 1936 en Melilla, la obligó a contraer ese tan necesario matrimonio.

Pero es que en 1905 Alejandra Kollöntai ya se expresaba en tal sentido cuando escribía sobre el amor. ¿Qué ha pasado en más de cien años para que a la izquierda ya en 2016, le entusiasme el matrimonio? Y no me digan que es porque ha cambiado tan sustancialmente que ahora es una institución que solo proporciona felicidad, porque la mayoría de los feminicidios se realizan por los maridos, y el 50% de todos los casamientos concluyen en divorcio.

No se habló en la Asamblea de que el primer propósito de la formación política ha de ser modificar la legislación y dotar de recursos a la justicia para erradicar la violencia contra la mujer. Es preciso penalizar toda clase de violencia contra la mujer no solo física y psíquica, también sexual, laboral, económica, social, cultural, obstétrica. De que es imprescindible lograr la igualdad de salario entre mujeres y hombres, y de que no puede esperar más la abolición de la prostitución, sin más dilaciones ni excusas que solo benefician a los proxenetas y a las mafias del crimen organizado. Y es necesario pronunciarse inmediatamente porque la campaña organizada por la mafia de la prostitución está alcanzando a amplios sectores sociales y varios partidos se están pronunciando a favor de su legalización. Los medios económicos de que disponen los hacen enormemente agresivos y eficaces para lograr que se legalice.

Poco feminismo en la Asamblea de Izquierda Unida.

Cuba: Las emociones son estratégicas en la lucha por los derechos de poblaciones trans

La Habana (SEMlac).- Activistas transgénero coinciden en que el amor propio y las relaciones humanas asertivas son fundamentales para el goce pleno de los derechos humanos y la lucha contra la discriminación en Cuba.

"El activismo no se trata solo de la exigencia de nuestros derechos, sino de establecer redes de amor y de cuidado entre nosotras", opina la socióloga colombiana Andrea García.

García compartió junto Juana Cooke, especialista de la oficina regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la coordinación del taller Amor y derechos, celebrado el pasado ocho de abril en La Habana.

En la reunión participaron integrantes de la Red Trans Cuba, grupo que coordina el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Durante el debate, fueron abordados temas relacionados con el amor romántico, la diversidad en la manera de expresar los afectos, la importancia de la aceptación y la presencia de los cuidados en el activismo político.

A criterio de García, rescatar los sentimientos en el actuar colectivo de organizaciones LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales) es también una manera de luchar contra el patriarcado heteronormativo.

Para la académica, trans "no se puede desligar el amor y la emoción de lo que hacemos".

Desde la perspectiva feminista de que "lo personal es político", activistas y expertas también relacionaron sentimientos y vivencias con el goce cotidiano de los derechos humanos.
"Es importante asumir los derechos humanos como un poder transformador. Lejos de parecernos una quimera, los derechos tienen que estar en el día a día", dijo a SEMlac la jurista mexicana Juana Cooke.

Durante el debate, varios participantes hicieron mención a derechos humanos como el derecho a la vivienda, a la salud, a la educación, a vivir libre de violencia, a la identidad de género, entre otros.
Malú Cano, coordinadora nacional de Trans Cuba, afirmó que las personas trans tienen acceso a la salud en Cuba por ser este un derecho universal y gratuito en el país.
"A nadie se le niega la atención médica en un hospital. Aunque eso no quiere decir que no existan expresiones de discriminación y prejuicios", apuntó Cano.

Según la activista, son necesarios servicios de salud especializados y gratuitos que permitan a las personas trans realizar los cambios de identidad e imagen de manera segura. Estos procedimientos están incluidos solo en los casos de readecuación genital.

Otra de las brechas de desigualdad es el acceso a la educación. En Cuba la educación es obligatoria hasta el nivel secundario, pero la mayoría de las adolescentes trans abandonan los estudios por el acoso escolar y la discriminación.

"Yo creo que hoy es mucho más fácil estudiar porque existen instituciones y grupos con los que una puede contar", dijo Cano durante el debate.

Entre los derechos humanos pendientes está el disfrute de una familia legalmente reconocida. Colectivos LGBTI cubanos demandan la aprobación del anteproyecto de Código de Familia que incluye la unión legal de personas del mismo sexo. La ley espera por la sanción de la Asamblea Nacional del Poder Popular, órgano legislativo en Cuba.

España: Para que lo esencial en las violencias machistas no sea invisible en la tele

Pikara Magazine. El observatorio ORIGEN realiza un análisis crítico y pedagógico de la cobertura diaria de las violencias machistas en los informativos de televisión para incidir en periodistas y medios. El objetivo, mejorar el relato informativo sobre las violencias machistas a través de la información y la formación con perspectiva de género.

Un día más, un hombre ha matado a una mujer. “Llegas allí. La policía no te deja grabar nada. Sacas imágenes del coche fúnebre. Tu jefe de redacción te pide que consigas testimonios. Primero la familia; si no, el vecindario, y si no, el bar de abajo. No hay tiempo para fuentes especializadas”. Así resume una periodista de informativos las rutinas de algunas televisiones.

ORIGEN (Observatori Regular per la Igualtat de Gènere en els Noticiaris), proyecto de la asociación catalana Suds y el Observatori de la Cobertura de Conflictes de la Universitat Autònoma de Barcelona financiado por la Agencia Catalana de Cooperació al Desenvolupament, se propone contribuir a la mejora de la cobertura de las violencias machistas a través de la formación.

Desde noviembre de 2015, elaboramos un apunte semanal sobre uno o dos aspectos relevantes de una o más noticias sobre violencias machistas de los informativos diarios de seis televisiones públicas y privadas de ámbito catalán y estatal (TV3, TVE, Cuatro, Antena 3, Telecinco y La Sexta) y los enviamos a más de cien medios, periodistas, activistas y organizaciones.

Los apuntes son un diagnóstico educativo, constructivo y con perspectiva de género donde señalamos ejemplos de buenas y malas prácticas en las noticias de ámbito catalán, estatal o internacional. Hoy compartimos unos centrados en los feminicidios y otras violencias vinculadas con las relaciones de pareja heterosexual.

Feminicidios, denuncia previa y contextualización

En el apunte número 4 analizamos una noticia sobre el asesinato de cuatro mujeres en Erandio, Veniel, Vigo y Palencia emitida el 6 de octubre de 2015 en Cuatro, que relata que una de ellas no había denunciado el maltrato del marido y otra sí, pero nunca había llegado a declarar contra él. Sin embargo, no añade una explicación de los motivos por los cuales hay mujeres que no denuncian.

En el apunte, señalamos que, aunque es importante que las mujeres sepan que tanto denunciar como declarar contra el atacante son elementos que las pueden ayudar contra el maltrato y por eso es pertinente mencionarlos, explicitar que no lo hicieron hace recaer sobre ellas parte de la responsabilidad de los hechos si no se explican las causas que inhiben la denuncia.

Las recomendaciones catalanas y estatales sobre abordaje informativo de las violencias machistas aconsejan contextualizar los hechos, tanto en lo relativo a los datos objetivos y su dimensión psicológica, social e histórica como a los procedimientos legales y judiciales seguidos por quienes son objeto o sujeto de la información. El Manual de Urgencia sobre el tratamiento informativo de la violencia contra las mujeres de RTVE de 2002 recomienda que los medios no insten directamente a las mujeres a que denuncien, sino a informarse sobre los recursos existentes para salir del maltrato.

Según Raquel Escurriol de Tamaia- Viure Sense Violència, cooperativa que acompaña desde hace más de 20 años a mujeres que viven o han vivido violencia, sólo un 20% de las maltratadas lo denuncia. De las que lo hacen, “muchas viven victimización secundaria en los procesos judiciales”. Por ejemplo, a menudo su testimonio es puesto en duda por funcionarios y titulares del juzgado o por la propia fiscalía, o se les hace revivir el dolor de los episodios de violencia vividos. Escurriol explica que, si las mujeres no disponen de pruebas, es muy difícil conseguir la condena del agresor. De hecho, según el Consejo General del Poder Judicial, en 2011 hubo más absoluciones que condenas en procesos judiciales por violencia de género. Además, Escurriol apunta que otro motivo de las mujeres para no denunciar es que, a veces, “hacerlo implica empobrecerse“ por el alto coste económico del proceso judicial.

Informaciones confusas sobre órdenes de alejamiento

En el apunte número 6 comentamos una pieza de Antena 3 del 8 de noviembre pasado sobre el asesinato de una mujer y su madre en Llíria, que se enmarca en los 44 feminicidios contabilizados en 2015 hasta ese momento. Mostrar el contexto global permite que no se consideren hechos aislados como un simple suceso, o atribuibles a otras causas. Aun así el vídeo menciona que había una orden de alejamiento en vigor pero no explica por qué fue ineficiente.

En la noticia, un familiar lejano de las dos víctimas dice: “Esa mujer fuera a tener una pulsera, un móvil o algo, a esa mujer no le pasa lo que le pasa”. Como analizamos en el apunte, “es una lamentación por no haber sido protegida, pero, tal como se presenta, es críptica para una parte de la audiencia. Aunque se intuya que el móvil habría servido para avisar a la policía del peligro, la mención a la pulsera no es suficientemente clara sin decir que podría ser un dispositivo para hacer efectiva la orden de alejamiento.

Todos los protocolos recomiendan recurrir a fuentes especializadas para contextualizar la información sobre violencias machistas. En este caso, una fuente experta habría podido explicar que las pulseras se proporcionan solo en casos extremos –en los que casi cabría decretar prisión preventiva– y que a menudo son poco operativas porque provocan más angustia en las amenazadas.

También ayudaría aportar datos sobre la concesión de órdenes de alejamiento en procesos por violencia de género. Las cifras confirman la tendencia de la dificultad de conseguir una orden de alejamiento: en 2015, Tamaia contabilizaba un 53% de peticiones denegadas en el Estado español y un 66% en Catalunya. El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial cifra en un 38% las solicitudes de órdenes de alejamiento denegadas a nivel estatal, durante el tercer trimestre del año pasado. En Catalunya y la provincia de Barcelona el porcentaje es de un 54% y un 57% respectivamente.

Poca sensibilidad hacia las asesinadas y su entorno

En nuestro apunte 5 analizamos la noticia del 23 de octubre pasado en el Telediario de TVE sobre el asesinato de una mujer en Tenerife, que evidencia el carácter machista del crimen. La presentadora introduce la pieza con un croma de fondo con la leyenda ‘Stop Violencia de Género’ e imágenes de campañas sobre el tema. Además, pone el foco en la responsabilidad del agresor y aporta datos sobre el proceso seguido previamente por la mujer asesinada.

En la pieza, Ángela Martín Pérez, portavoz del Foro contra la Violencia de Género en Tenerife relata que la mujer “presenta dos denuncias; solicita orden de protección; el juez se la deniega, y una asistencia psicológica que estaba teniendo para el proceso y para poder llevar el proceso e ir acompañada, también se la retira”. La noticia concluye que las organizaciones especializadas piden “responsabilidades por un asesinato machista que, aseguran, se habría podido evitar”.

La pieza da el nombre de pila de la asesinada, un dato irrelevante, e incluye las siguientes declaraciones del padre, que acaba llorando: “Días atrás le dio unas patadas aquí debajo. A los niños les dijo que se iban a quedar sin padre y madre”. Estimamos que su testimonio aporta información sobre el machismo del crimen, pero enfatiza el dramatismo de un hecho ya bastante doloroso como para hacer recordar y sufrir de nuevo todo el proceso al entorno familiar, especialmente a las criaturas.

Además, mostrar a las personas afectadas en estos momentos es poner el foco en los aspectos más emocionales y espectaculares, por lo que es mejor esperar que se recuperen.

Mención innecesaria al origen de agresores y agredidas

En la noticia sobre feminicidios analizada en el apunte 4 se explicita que una de las mujeres asesinadas era de Malí y se sobreentiende que su marido también. Por tanto, recordamos que la mención de la pertenencia a una minoría étnica de la víctima tiende a estigmatizar su comunidad, y de hecho no añade información relevante.

Para el CAC, es contraproducente sesgar la incidencia de los casos de violencia machista hacia grupos sociales concretos, orígenes culturales y circunstancias determinadas, ya que se trata de un fenómeno universal y estructural.

Por su parte, las recomendaciones de ACSUR-Las Segovias para un tratamiento informativo equilibrado de las mujeres migradas en los medios de comunicación apuestan por no remarcar el origen de las personas si hacerlo refuerza estereotipos. Por tanto, en las noticias relacionadas con la violencia machista es mejor no mencionar el origen de la víctima.

Supervivientes, no víctimas

En el apunte 8 comentamos la pieza del 6 de noviembre de 2015 de La Sexta sobre la huelga de hambre de nueve mujeres del colectivo gallego Ve-La Luz para reclamar compromisos políticos concretos contra las violencias machistas. Entre otros aciertos, la noticia muestra a mujeres supervivientes a las violencias y da voz a dos de las que participan en la huelga de hambre.

Una de ellas, Susana Bejarano, cuenta que dijo basta después de que su hijo le pidiera que dejara al padre y que ahora quiere vivir tranquila en su casa y no en una casa de acogida que limita su libertad de movimiento.

La noticia de Antena 3 del 30 de noviembre pasado, comentada en el apunte 12 , informa de que los y las menores descendientes de mujeres maltratadas pasarán a contabilizarse como víctimas de violencia machista a partir del relato de supervivencia de una madre y una hija: “Estuve 8 años amenazada de muerte y puedo decir que soy una de las supervivientes”.

El enfoque de ambos vídeos es positivo porque da visibilidad a mujeres que superaron la violencia y rehicieron su vida, como remarcan las organizaciones expertas en abordaje integral de las violencias machistas.

Además, ambas piezas visibilizan manifestaciones de rechazo social. En la noticia del apunte 8 se anuncia la manifestación estatal del movimiento feminista del día siguiente en Madrid. La del apunte 12 es fruto de la colaboración entre Fundación Atresmedia y la Fundación Mutua Madrileña para crear cápsulas con el título ‘Tolerancia 0, contra el maltrato, la fuerza de todos’, que se enlazan en la web, donde se incluyen campañas institucionales, estadísticas o recursos informáticos contra las violencias machistas.

En conjunto, la cobertura de los feminicidios en informativos los enmarca dentro de las violencias machistas; se utilizan más fuentes expertas y se enfatiza el rechazo social. Aun así, se recurre a la espectacularización, a menudo mediante testimonios superfluos, y se alimentan prejuicios al dar datos irrelevantes como la etnia.

Foto: archivo Amecopress, cedidas por Pikara Magazine;

Violencia: Desafíos comunes en Latinoamérica y Caribe

Colombia (SEMlac).- ¿Qué hacer para transformar el continuo de la desigualdad y la violencia contra las mujeres y las niñas en América Latina y El Caribe? ¿Cómo incidir en imaginarios que reproducen y naturalizan la violencia? ¿Qué estrategias pueden ser más efectivas?

Al dar respuestas a estas peguntas, más de medio centenar de participantes en la Jornada Regional "Resistencias frente a las desigualdades y las violencias en los cuerpos de las mujeres de América Latina y El Caribe", realizado en Medellín, Colombia, los días 29 y 30 de marzo, identificaron desafíos comunes frente a la violencia que viven las mujeres de la región.

Continuar el trabajo con las mujeres para que hagan escuchar sus voces en defensa de sus derechos en las comunidades, los países y la región sigue siendo una apuesta necesaria, señalaron en la sesión final del encuentro, organizado por Oxfam Internacional.

Las y los asistentes abogaron por continuar articulando esfuerzos y desarrollando alianzas entre organizaciones de mujeres para avanzar en la construcción de nuevos imaginarios sociales con vistas a desmontar el patriarcado, involucrar a más activistas hombres y mujeres jóvenes en estas luchas y emplear los medios de comunicación y las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones con estos propósitos.

Una estrategia permanente para erradicar las violencias que viven las mujeres, dijeron, debe enfocarse en áreas fundamentales donde se producen y recrean los pilares que sostienen el patriarcado, como la iglesia, la educación y las estructuras comunitarias.


Activistas, luchadoras de los movimientos de mujeres, académicas, mujeres indígenas y comunicadoras de la región respaldaron también, al final de la jornada, la creación de mecanismos internacionales que permitan exigir a los Estados una más pronta y efectiva justicia para las mujeres, así como garantizar protección a las defensoras de los derechos humanos de las mujeres, las comunidades y sus luchas.

Otras propuestas se refirieron a la necesidad de hacer seguimiento y evaluación de los presupuestos que se destinan a las mujeres y exigir a los Estados que designen recursos para ellas.
Hablaron, igualmente, de la necesidad de abrir espacio a la economía feminista, que parte de dar valor al trabajo de las mujeres, así como de crear apoyos para descargarles el trabajo doméstico no remunerado que perpetúa la dominación patriarcal.

Junto a las acciones de empoderamiento económico, se necesita también las de empoderamiento político que contribuyan al cambio de la condición social de las mujeres, su crecimiento personal, ciudadanía política y autonomía.
Con la mirada en situaciones comunes, más allá de los contextos de cada país, ratificaron su compromiso en las luchas que las unen frente a las violencias múltiples que habitan hoy las vidas y los cuerpos de las mujeres.

La violencia, además, no es privativa de las economías capitalistas y el mercado, ocurre también en otros tipos de proyectos sociales donde se producen y reproducen desigualdades e inequidades entre mujeres y hombres, donde se mantiene viva la cultura patriarcal.

¿Qué hacer, entonces, para que el sistema patriarcal no debilite al movimiento de mujeres y sus luchas? ¿Cómo impedir que los avances del movimiento se manipulen y usen por el sistema en contra de las mujeres?
Con esas preguntas como tarea, expresadas por la colombiana Clara Inés Mazo, las participantes ratificaron su compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres en la región, una misión, dijeron, que es necesario continuar.

sábado, marzo 05, 2016

COLOQUIO: "Papel de la Mujer Venezolana ante la Guerra No Convencional: ¿qué hacer frente a la Guerra Económica?



BERTA CÁCERES: “La defensa del medio ambiente es antipatriarcal”

QUEREMOS COMPARTIR ESTA ENTREVISTA REALIZADA A BERTA CÁCERES POR PIKARA MAGAZINE
Berta Cáceres es una de las lideresas y defensoras de derechos humanos que despierta mayor respeto entre la resistencia hondureña en un contexto de los más altos niveles de represión, asesinatos a periodistas y femicidios de la región. En la semana de las elecciones presidenciales, a fines de noviembre de 2013, la activista ofreció su mirada sobre un país que vive un golpe de Estado virtual desde 2009 y cuyas últimas votaciones presidenciales aún siguen bajo sospecha de fraude. 
Florencia Goldsman /Pikara Magazine
En un lugar sin ubicación precisa y a la sombra de la luna Berta Cáceres señala: “Venimos de una lucha que se ha definido como una disputa anticapitalista contra todo lo que significa el capitalismo depredador. Damos un paso más que es abrir un debate para empujar un proceso antipatriarcal y descolonizador”. “La comunidad lenca ha sido marginada históricamente pero también venimos de un pueblo que ha sido muy rebelde desde la época de la invasión a causa de la discriminación”, recuerda.
Berta Cáceres es una de las lideresas más combativas de la resistencia desde el golpe de Estado en Honduras, ocurrido en junio de 2009 y apoyado por los Estados Unidos, representante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). “Hasta antes del surgimiento del COPINH muchas de las prácticas espirituales del pueblo lenca, como la compostura de la tierra, estaban prohibidas. La población indígena las hacía a escondidas, de noche. Después del surgimiento de nuestra organización empieza un resurgimiento de estas prácticas en la luz del día y públicamente. Eso para nosotros es un logro muy importante”.
El ataque cuando una persona es dirigente no es lo mismo cuando es hombre que cuando es mujer
Su relato, sin embargo, se despliega en una noche luminosa pero sellada. Las periodistas del Observatorio de Derechos Humanos y Resistencias que entrevistamos a la lideresa no pudimos brindar su ubicación exacta ni difundir el momento de la entrevista, ya que sobre ella pesan dos importantes causas judiciales por parte del Estado hondureño y de una empresa extractiva multinacional (por esta última a mediados del mes de enero Cáceres y sus compañeros del COPINH obtuvieron el sobreseimiento provisional, a raíz de la presión de la comunidad internacional y de la población lenca en Honduras). También ha sufrido amenazas de muerte realzadas por agravios sexuales a causa de ser una mujer activista. Cáceres relató su búsqueda de justicia en una Honduras que asesina a las voces disidentes.
Mientras los informes oficiales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea aplaudían las elecciones de ese país del último 25 de noviembre, considerándolas justas y “transparentes”, muchos ciudadanos y ciudadanas aún están lejos de considerar el proceso como noble. Los derechos sobre la tierra fueron una de las principales problemáticas en la agenda electoral que el próximo presidente, Juan Orlando Hernández, deberá defender (o entregar) ante la voracidad de las empresas trasnacionales y las corporaciones extractivas que avanzan sobre la región.
La problemática remite al desempeño del presidente Porfirio Lobo, electo en condiciones de dudosa institucionalidad, quien vetó poco tiempo después del golpe un paquete de leyes que abrió el camino a la privatización de ríos y habilitó las concesiones para el inicio de más de cuarenta proyectos hidroeléctricos, muchos de los cuales amenazan la vida cotidiana de comunidades rurales e indígenas.
Cáceres se presenta como parte de una lucha que se remonta a la tradición familiar y al trabajo en organismos de derechos humanos y comités en la Centroamérica encendida y riesgosa de los años 80. “De esa lucha vengo junto con las compañeras indígenas. Con una presencia de mujeres muy fuerte ligada a la lucha por la tierra, por la salud, por las medicinas naturales y por enfrentar la represión patriarcal, la violencia.
Más toda la historia del COPINH que son más de veinte años una organización mixta en la lucha por los derechos del pueblo lenca, por mejorar sus condiciones de vida. Luego va ampliando su alcance social indígena en relación con la defensa del territorio, de la cultura, de la espiritualidad, de los derechos de las mujeres”, explica.

¿Qué rol toma el COPINH en el contexto posgolpe?
El COPINH se ha visto en luchas muy fuertes que van desde la expulsión de empresas madereras a la exigencia de títulos comunitarios para el pueblo lenca: enfrentar más de quince proyectos hidroeléctricos que privatizan los ríos, la ratificación del Convenio 169 de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe (OIT) sobre derechos de pueblos indígenas lograda tras una concentración histórica en el congreso nacional.
También lucha por las necesidades básicas de las comunidades: educación, salud. Empujamos todo un proceso con las poblaciones indígena y negra en varios esfuerzos en la defensa del agua, y siempre tuvimos cercanía con movimientos de mujeres y feministas. También impulsamos desde antes del golpe de Estado un proceso refundacional demandando una reforma constitucional originaria, pluricultural, diversa, incluyente, democratizadora. Pensamos la soberanía desde otras lógicas, no desde las lógicas imperialistas o neoliberales de ocupación militar en Honduras como la estamos padeciendo hoy.

¿Cómo se explican las acusaciones del Gobierno que pesan sobre tu persona?
Como parte de la lucha que hemos dado desde el COPINH por más de veinte años, se produce en la parte norte del departamento de Intibucá un levantamiento por la defensa del río Gualcarque, que es territorio ancestral. El 1 de abril de 2013 la población indígena de esa zona decide hacer ejercicio de su derecho a la autonomía y de su control territorial ante la amenaza del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca. Este proyecto que se presenta como hondureño, bajo el paraguas de la empresa DESA, a su vez ha contratado a la trasnacional estatal china Synohidro, la más grande del mundo en construcción de represas, y también a la alemana Voith Hidro, apoyadas con fondos del Banco Mundial a través de la corporación financiera internacional, fondos en préstamo que el pueblo hondureño tiene que pagar. Esto tiene que ver con un caso típico de agresión trasnacional, de ocupación, de invasión y usurpación que empieza a instalar en el territorio la ocupación militar. El plantel de DESA es una base militar de una operación combinada que han llamado ‘Operación Libertad’. Está el Ejército, la policía, guardias privados, hay agentes de seguridad de inteligencia de la policía, hay sicarios. Han ocupado las comunidades, hostigan, han reprimido, la comunidad ha resistido siete desalojos, con una orden judicial para eso, y toda esa lucha ha implicado que se nos acuse de varias cosas, y varios montajes peligrosos.

¿A qué te refieres con montaje?
Me refiero a que cuando me desplazaba en el carro del COPINH con otro compañero el último 24 de mayo, fuimos interceptados por dos retenes del Ejército y ahí se hizo el montaje en el que, según ellos, apareció un arma en posesión de la organización. Entonces se me acusa de posesión ilegal de armas en perjuicio de la seguridad interna del Estado de Honduras. Es ridículo, ¿verdad? Al mismo tiempo demuestra la intención del Ejército y del Gobierno de acusarnos y criminalizarnos. En la primera acusación hasta ahora en ese caso no se ha probado absolutamente nada.

¿En qué estado se encuentra este proceso?
Nos alarma que no se ha hecho si quiera un peritaje, aunque lo hemos pedido formalmente en la fiscalía y el juzgado nunca han querido hacerlo, así como tampoco hay un acta de registro del vehículo. A mí no me detuvieron los policías si no el Ejército. La policía llegó hasta una hora después y presencié la discusión entre oficiales de policía y del Ejército por si yo podía seguir camino hacia donde tenía una reunión en Río Blanco [al norte del país], pero la orden de ‘arriba’ era llevarme detenida. Ha habido conjeturas peligrosas también sobre esto: presentarnos como una organización violenta que anda armada y, por supuesto, un ensañamiento por ser mujer. Incluso se ha acusado a uno de los compañeros que más cerca está de mí de que él me puso el arma en una campaña de desprestigio. Es una campaña muy perversa. En este país ser luchadora es muy peligroso. Esta acusación viene por parte de la Procuraduría Pública y el Ministerio Público.

¿De qué se trata la otra acusación?
En la otra acusación que nos presenta la empresa DESA estoy junto a los compañeros Aureliano Molina y Tomás Gómez, acusada de usurpación, coacción y daños continuados. La empresa nos acusa de que en tres meses perdieron más de tres millones de dólares. Ahí se demuestra en esas audiencias algo histórico que en La Esperanza [cabecera del departamento de Intibucá] nunca se había visto: una audiencia inicial de dos días completos, y toda una instancia judicial departamental dedicada sólo a eso. Las acusaciones sólo para señalar la carga de desprecio y discriminación. Los argumentos que dan los testigos, el jefe de seguridad y los ingenieros de la empresa son controvertidos. Por ejemplo nos acusan de que incitamos la agresión y la prueba es que “en las manifestaciones por la defensa del territorio hay mantas con el nombre de la organización”.
En Honduras se va a imponer con fuerza una dictadura trasnacional
Otra prueba presentada por ellos es que gritamos consignas como “los ríos no se venden, los ríos se cuidan y se defienden” y que eso es incitar a la violencia. La otra apunta a que “los indígenas no saben pensar, que necesitan de alguien que les esté diciendo”. Entonces aparece el racismo. Cuando las compañeras indígenas fueron a dar testimonio a nuestro favor, y relataban la importancia espiritual del río, que en el río Gualcarque viven espíritus y esos espíritus son niñas, y que las empresas agreden a los espíritus, ahí pudimos ver cómo ellos se reían y despreciaban con gran racismo la situación.

¿Hallas una mayor intencionalidad por ser una mujer liderando un movimiento?
Sí. El ataque cuando una persona es dirigente no es lo mismo cuando es hombre que cuando es mujer. Primero en la historia del COPINH hay un fraccionamiento interno y un grupo de compañeros se deslindan y comienzan por enfocar la agresión en que es una mujer la que está conduciendo el movimiento. La violencia aumenta porque es una mujer la que está conduciendo el proceso contra las trasnacionales en río Blanco [que fluye hacia el norte y desemboca sus aguas en el Golfo del Caribe], porque es una mujer la que logra sacar a la trasnacional Syno Hidro, la más grande del mundo en construcción de represas. Es algo mayúsculo, hecho con las comunidades y en una organización dirigida por mujeres sobre todo. He recibido, claro, muchos mensajes con contenido de hostigamiento sexual por parte del jefe de seguridad de DESA.

¿Qué implica la victoria electoral del candidato del Partido Nacional Juan Orlando Hernández?
Lo mismo que demuestra con cada acto [desde 2010 es presidente del Congreso Nacional de Honduras] como la aprobación de la ley de minería, la ley de inteligencia, la ley de intervención pública/privada, la policía militar, o sea más represión, hay más bases militares gringas en este país. Tanta violencia política, significa el incremento de toda esta situación de violaciones de derechos humanos individuales y colectivos y la entrega mayor de este país a las empresas trasnacionales. O sea: aquí se va a imponer con fuerza una dictadura trasnacional. Por eso fue que dieron el golpe de Estado, porque no van a renunciar a los privilegios que tienen ni van a ceder ese poder. Por eso decimos: el golpe es un proyecto de dominación mayor. Su victoria se traduce en más agresión a los derechos sexuales y reproductivos, a nuestras libertades como seres humanos, como actoras políticas, sociales, culturales. Hay que recordar que ellos le apuestan a la militarización y ésta significa más violencia, más agresión y denigración a la vida de las mujeres. En términos económicos equivale a más explotación, porque ellos no están dispuestos a aceptar los desafíos con las trasnacionales que en Honduras significa el trabajo en las maquilas, que es trabajo en situación de esclavitud. Para las mujeres entonces hay más fundamentalismo, más imposición de esa cultura patriarcal y golpista.

Antes hablabas de los espíritus femeninos del río… ¿nos podrías contar más?
El río Gualcar, que cruza la cordillera de Puca Opalaca, una cordillera muy importante en la parte alta de Intibucá, tanto desde el punto de vista histórico como cultural, así como por su biodiversidad. Pero también tiene una importancia para la rebeldía del pueblo lenca, una importancia increíble para la producción de agua, la riqueza hídrica que hay de minerales, de plantas medicinales… Esta cordillera tiene una relación fuerte con la población lenca, hay bosques vivos, montañas vivas. Este es un río vivo que está amenazado por la construcción de seis represas, incluyendo cinco en San Francisco de Opalaca, que está cruzado por la cordillera, y en ningún lugar se ha permitido la construcción de represas [sin respetar la soberanía y decisión del pueblo indígena, el Gobierno dio luz verde a las empresas]. Desde la cosmovisión del pueblo lenca el agua es un elemento fundamental, así como la tierra es parte del equilibrio y la creación, así como en el agua viven los espíritus. Por eso el agua hay que cuidarla y respetarla como un ser igual a nosotras. Eso explica que una comunidad tenga tanta fuerza para defender un río. Y estos espíritus son, desde la cosmovisión del pueblo lenca, niñas que viven en el río.

Marzo chavista y feminista

Por Alba Carosio / Correo del Orinoco
Comienza el mes de marzo, que trae el recuerdo del cambio de plano del comandante Hugo Chávez, quien nos devolvió la lucha por la justicia y la convicción de que es posible un mundo mejor. Y es también, el mes del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra el 8 de marzo desde hace más de 100 años.
En todo momento, el presidente Chávez reconoció la importante entrega de las mujeres al proceso bolivariano, y su participación entusiasta en la construcción de la nueva Venezuela. Es más, veía esta participación protagónica femenina como una de las garantías de transformación sin retroceso, consideraba que solamente con la incorporación plena de las mujeres podría haber socialismo real, socialismo en la práctica.
Hay quienes creen que el Día Internacional de la Mujer Trabajadora fue una idea de las Naciones Unidas, pero no es así. Es un día producto de la lucha de las trabajadoras, que lo establecieron como tal en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague en 1910, para impulsar el sufragio femenino y la igualdad de derechos laborales.
Para entonces, la jornada laboral era de 16 horas y 7 días a la semana, sin ningún descanso ni protección a la maternidad. Los beneficios con que actualmente cuentan las mujeres trabajadoras en algunos países son productos de las luchas feministas no exentas de muerte y sangre.
Las mujeres siempre han trabajado cuidando hogares y familias, y también produciendo para la sociedad. Fueron mujeres de las épocas prehistóricas quienes descubrieron la agricultura mientras sus compañeros se dedicaban a la caza, y siguen siendo las mujeres quienes producen gran parte de los alimentos, constituyen el 43 % de la mano de obra agrícola en los países en desarrollo.
En el siglo XIX, cuando comienza la economía industrial las mujeres se incorporaron en los peores puestos, los más mal pagados y más inestables. La separación del trabajo y el hogar que trajo la organización industrial del trabajo las dejó en las peores condiciones y sin tiempo para cuidar de sus hijos. Las mujeres fueron mayoría en la industria textil (lavadoras, planchadoras, costureras, alpargateras), y en la industria tabacalera y de fósforos (donde también la contratación de niños era moneda corriente). La máxima explotación era su característica.
Hoy después de más de 100 años de lucha hemos logrado –aunque no en todas partes y para todas- la reducción de la jornada laboral y la protección a la maternidad, aunque con muy desiguales beneficios según los países.
Sin embargo, según la OIT, las mujeres ganan un 22.9% menos que los hombres. Además, son las primeras despedidas cuando en los países se toman medidas de ajuste y son la mayoría de quienes realizan trabajos precarios. Hay más de 95 millones de mujeres migrantes de los países pobres, cuyos aportes al bienestar de los países de recepción no es reconocido, son perseguidas, explotadas y sometidas a toda clase de violencia. En América Latina, la principal ocupación de las mujeres sigue siendo el trabajo doméstico. En todas partes, las mujeres están más limitadas para conseguir empleo, los prejuicios sociales y las responsabilidades familiares constituyen un cerco de hierro. Finalmente, es poco lo que podemos esperar el trabajo como emancipación y realización para las mujeres mientras no exista corresponsabilidad social y de género para el cuidado familiar de niños y mayores. ¡Todavía nos deben mucho, dicen las hermanas Arañas!

Recuperar la voz: diez propuestas de rap feminista latinoamericano

“Por medio de la rima hacemos que muchas mujeres griten, hablen, que sean escuchadas. Que con cada canción sientan que no están solas, que estamos vivas y que somos libres de pensamiento. Que su lucha es nuestra lucha, y que no es en vano”. Estas palabras de la rapera caraqueña Anarkía Ruiz capturan la conciencia del rap feminista en Latinoamérica. Una corriente en continuo crecimiento que trata de restablecer los conceptos de diversidad, respeto e igualdad en la cultura hip hop.
 Por Carlos Bouza / FUENTE: NuevaMujer.com
En 1979, Sylvia Robinson, una mujer negra de aguda visión empresarial, ayudó a colocar los cimientos de Sugarhill Records, discográfica pionera en la comercialización y expansión de la primera música rap. La cultura hip hop se encontraba por entonces en pleno proceso de construcción, buscando su forma definitiva en distritos neoyorquinos que, como el Bronx, habían sido azotados por una larga cadena de políticas sociales, económicas y urbanísticas devastadoras. En esos territorios, convertidos en fértiles laboratorios de ideas, los jóvenes negros y latinos se aventuraban en la búsqueda de un lenguaje común, que ayudase a transformar la violencia latente en una oportunidad creativa para el juego subversivo, al margen del sistema dominante.

Tras un largo proceso de experimentación conjunta, el hip hop se convirtió finalmente en una forma cultural sólida, exportable y multiforme, articulada en torno a cuatro elementos básicos: el rap (la poesía), el turntablism (su armazón musical), el breakdance (el baile) y el grafiti (la pintura).

 Diez años después, la poesía y la música habían evolucionado hasta atomizarse en decenas de nuevas direcciones, dominando la industria musical norteamericana y extendiéndose rápidamente al resto del mundo. Sin embargo, algo se había perdido por el camino: el espíritu colaborativo que había unido a chicas y chicos en un esfuerzo común no tardó en diluirse, contaminado por la lógica androcéntrica de ese poder al que el rap debería estar combatiendo. Un dato revelador: en 'Generación Hip Hop" (Caja Negra, 2014), el ambicioso ensayo de Jeff Chang que recorre la historia del género, la presencia femenina en el abultado apéndice a modo de "discografía básica" es prácticamente residual.

El hip hop llegó a Latinoamérica en los años ochenta, bajo la forma de una promesa, y se asentó en las dos décadas siguientes como una realidad estable y en continua efervescencia. Al igual que en EEUU, el rap latino funcionaba como un amplificador de realidades sociales concretas, por lo que no es extraño que fuese permeable a las heridas históricas (regímenes militares, feminicidio, profundas brechas económicas) que el mapa latinoamericano arrastraba durante un largo tiempo. De esta forma, junto a las expresiones más lúdicas del género, se desarrolló un foco de resistencia desde el que se devolvía al rap su condición de herramienta de combate. Es en estos márgenes donde se gesta lo que hoy identificamos como un boom de las rimas feministas, en el que cientos de femcees descubren su poder y deciden pasar a la acción, reclamando su papel de sujetos activos dentro de una cultura que las había desplazado durante años.

El rap feminista restauró el valor de la lucha en común y forjó nuevas redes. De este espíritu cooperativo surgieron iniciativas como el disco recopilatorio 'Femcees, Flow Feminista' (2014), financiado a través de crowdfunding y concebido como un impulso hacia un reto mayor: apoyar a "grupos y redes de mujeres feministas y defensoras de los Derechos Humanos del Estado español, Latinoamérica y el Caribe", destinando a estas plataformas los beneficios íntegros de la obra. O, el pasado mes de octubre, el festival La Rima en Barcelona, cuyo cartel incluyó a latinoamericanas como Krudas Cubensi.
La siguiente panorámica no tiene una pretensión exhaustiva, pues eso sería imposible. En nuestro breve itinerario buscamos pistas acerca del trabajo de diez mujeres, establecidas en nueve países: algunas formaron parte de la citada recopilación; otras, trabajan desde distintos ámbitos para construir un espacio de creación inclusivo, plural y libre de machismo:

REBECA LANE: "Ni dios ni patria, ni marido ni partido"
 La guatemalteca Rebeca Lane se formó como rapera desde la poesía, aceptando así el legado de una tía poeta y guerrillera, desaparecida por el ejército cuando arrancaba la década de los ochenta. De forma natural, y seducida por la cultura hip hop, su escritura comenzó a derivar hacia formas que permitían ser rapeadas y volcadas en canciones, convirtiéndose en una pionera del rap feminista en Guatemala. Socióloga forjada en el anarquismo, asegura que su arte nace del cuestionamiento de la propia identidad y de las construcciones sociales que la configuran, y concibe sus temas como si fuesen pequeños ensayos, pensados para saltar de las academias a las calles. Sus dos discos hasta la fecha, 'Canto' (2014) y 'Poesía Venenosa' (2015), pueden escucharse en su cuenta de Bandcamp, y ambos están disponibles para ser descargados gratuitamente.

 
MARE ADVERTENCIA LÍRIKA: "Esta es mi vida, mi cuerpo, mis decisiones"
Si Rebeca Lane saltó de la poesía al rap, la oaxaqueña Mare Advertencia Lírika se introdujo en la órbita del hip hop a través del grafiti. Bajo sus rimas, estimuladas por una batidora de sonidos que incorpora elementos del folklore mejicano, el reggae o el funk, no es difícil detectar el aliento constante de la violencia. De hecho, sus dos obras en solitario, '¡Qué mujer!' (2010) y 'Experimental Pole' (2013), giran obsesivamente en torno a dos preocupaciones: la resistencia frente al patriarcado y la denuncia de la intensa corriente de agresividad (contra las mujeres, contra las comunidades indígenas) que sacude al país azteca. Volcada en proyectos educativos, no sólo emplea el rap como un medio para alentar el pensamiento crítico, sino que también participa activamente en talleres y cursos orientados a potenciar la emancipación femenina.
 
CAYE CAYEJERA: "Géneros rígidos, perfecto mecanismo"
Esta artista ecuatoriana de amplio espectro, autodefinida como transfeminista, es una cara conocida entre los colectivos lésbico-feministas de Quito, con quienes participa en actividades que van desde el teatro a la intervención creativa del espacio público. Su proyecto más difundido hasta el momento es la iniciativa documental autogestionada 'Mujeres Tras La Cámara', que captura el proceso de resistencia y lucha de las mujeres sudamericanas ante los conflictos mineros, petroleros, agro-productivos y de instalación de infraestructura. Como femcee, Caye Cayejera no ha editado todavía ningún disco, aunque los fragmentos de su trabajo desperdigados en la red apuntan hacia la necesidad de desarticular los modelos heteronormativos y reivindicar la diversidad. El videoclip de su canción 'Puro Esterotipo', renuncia a los acostumbrados clichés promocionales, al plantearse como una pequeña guía de autodefensa en situaciones de agresión sexual.


 ANARKÍA RUIZ: "Cansadas de violaciones, cansadas de humillaciones, nos veían poca cosa, ahora...¡agárrense los pantalones!"
Venezolana de Caracas, Anarkía Ruiz no sólo es una pionera del rap feminista en su país: además, podemos considerarla como una precursora de esta corriente musical y política en toda Latinoamérica. Comenzó a entrenarse como rimadora en 1999, con apenas 16 años, y tras formar parte del grupo Dr. Scratch inició una larga lucha para establecerse como femcee en solitario. Enfrentada a un ambiente cultural anquilosado y con pocas infraestructuras, finalmente consiguió fijar su rap agresivo en la torrencial mixtape 'Prefiero Ser Asi' (20114): una grabación que documenta la vida de los jóvenes en los barrios caraqueños y reivindica el papel de las mujeres en los procesos históricos de resistencia e insurrección. Desde hace más de un lustro, trabaja para instalar una red de apoyo entre mujeres raperas en Venezuela, siguiendo el ejemplo de los colectivos 'Mujeres Trabajando' (México) y 'Somos mujeres, somos hip hop' (Ecuador).

   JEZZY P: "Mis ideales son ya mis normas"
Jezzy P fue una de las primeras mujeres rimadoras que se atrevieron a alzar la voz en Ecatepc, el municipio mexicano con mayor tasa de feminicidios, y desde allí consiguió sentar las bases de una comunidad hip hop heterogénea y crítica. Comenzó a foguearse en 1996 con la banda Pollos Rudos, junto a la también rapera Luz Reality, abriéndose camino en un territorio en el que la presencia de mujeres 'femcees' era menos que anecdótica, y siete años después ya había conseguido asentarse como una artista autónoma de creciente proyección comercial. Desde 2009 es una de las caras visibles de los colectivos "Rimas Femeninas", consagrado a visibilizar la música de chicas raperas surgidas del underground mexicano, y "Mujeres Trabajando", que incentiva la creación femenina dentro de las cuatro disciplinas que integran la cultura hip hop. Sus canciones, con un marcado acento en asuntos como la discriminación por género y el valor del trabajo comunitario, han sido reunidas hasta el momento en cinco discos propios y varias recopilaciones.
 

DANAY SUÁREZ: "La esclavitud comienza en el hogar"
Aunque Danay Suárez ha sido descrita como "la representante del hip hop con conciencia feminista" en Cuba, el rap es sólo unos de los muchos ingredientes que esta habanera incorpora a una propuesta musical en continua reformulación. Vinculada en sus inicios al cante lírico, su versatilidad como vocalista le ha permitido moverse indistintamente en el territorio del jazz, el bolero o el soul, perfeccionando una fusión con la que ha recorrido escenarios de todo el mundo. Tanto por su interés en los conceptos de dignidad y rebeldía, como por su elegante condensación de estilos, sus discos 'Polvo De La Humedad' y 'Flores' (ambos de 2014) pueden considerarse como descendientes directos de las mejores obras de Lauryn Hill ('The Miseducation Of Lauryn Hill') y Erykah Badu ('Baduizm').

DIANA AVELLA: "Mujer nací, en un mundo pa' machos, de güevas, de pantalones, de golpes, de maltrato"
Diana Avella creció en Santa Rosa De Lima, un municipio bolivariano abandonado a su suerte, en el que no era extraño tropezarse con un cadáver nada más salir a la calle. Acostumbrada a encadenar y simultanear empleos que raramente ofrecían un respiro a la asfixiante economía familiar, se concentró en dos objetivos: estudiar para poder salir del barrio, y perfeccionarse como rimadora para enfocar su pasión por el hip hop. Los inicios no fueron fáciles: durante años lidió con productores que le cerraban las puertas, asegurándole que el rap era cosa de hombres. Sin embargo, tras un camino lleno de obstáculos, consiguió sacar adelante sus primer disco oficial, 'Nací Mujer' (2010): una grabación respaldada por un amplio núcleo de DJs, en la que rapea con furia sobre las desigualdades económicas y de género que inundan todos los ámbitos de la vida cotidiana. Hoy, Diana es licenciada en Lengua Castellana, y la artista colombiana de rap con más giras internacionales. Además, forma parte del 'Colectivo Distrital De Mujeres Hip Hoppers', concebido para apoyar la cultura urbana femenina en Colombia.

DIANA AVELLA: "Mujer nací, en un mundo pa' machos, de güevas, de pantalones, de golpes, de maltrato"
Diana Avella creció en Santa Rosa De Lima, un municipio bolivariano abandonado a su suerte, en el que no era extraño tropezarse con un cadáver nada más salir a la calle. Acostumbrada a encadenar y simultanear empleos que raramente ofrecían un respiro a la asfixiante economía familiar, se concentró en dos objetivos: estudiar para poder salir del barrio, y perfeccionarse como rimadora para enfocar su pasión por el hip hop. Los inicios no fueron fáciles: durante años lidió con productores que le cerraban las puertas, asegurándole que el rap era cosa de hombres. Sin embargo, tras un camino lleno de obstáculos, consiguió sacar adelante sus primer disco oficial, 'Nací Mujer' (2010): una grabación respaldada por un amplio núcleo de DJs, en la que rapea con furia sobre las desigualdades económicas y de género que inundan todos los ámbitos de la vida cotidiana. Hoy, Diana es licenciada en Lengua Castellana, y la artista colombiana de rap con más giras internacionales. Además, forma parte del 'Colectivo Distrital De Mujeres Hip Hoppers', concebido para apoyar la cultura urbana femenina en Colombia.

RIMA ROJA EN VENUS: "Las mujeres hoy unidas hacemos la diferencia"
Para Venus Castillo, femcee y locutora de radio, el rap fue una terapia para extirparse el dolor tras la muerte de su hermano. En 2010, después de haber formado parte de distintos grupos musicales, fundó junto a la también rapera Mariela Salgado el dúo quiteño Rima Roja En Venus: Venus por la diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad, y el rojo como color asociado a la revolución. La idea era "quejarse, pero aportando soluciones": es decir, buscando mecanismos de resistencia frente a las imposiciones del sistema. Así concibieron su primer álbum, 'Libre Albedrío' (2012), un puñado de rimas en contra de todas las normas y leyes orientadas a restringir la libertad individual. Dos años después, 'Sin Maquillaje' (2014) contribuyó a ensanchar su sonido y a dirigir sus textos hacia un discurso marcadamente feminista, incorporando nuevos instrumentos y colaboraciones de mujeres procedentes de distintos rincones de América Latina.
 
MISS BOLIVIA: "No tengo miedo, voy montada en un caballo de viento"
Sus letras buscan el cortocircuito constante a través del humor, y su música persigue la fusión sin límites: además de transitar por los caminos del dubstep, el dancehall o el folklore, la femcee y productora bonaerense Miss Boliva reivindica el valor de la cumbia villera, un género estigmatizado por su origen marginal. Sin embargo, lo que desencadenó todo fue su amor por el rap: un estilo que decidió impregnar de conciencia crítica tras interesarse por la lucha de las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo. Por el rap decidió aparcar su carrera como psicóloga, intuyendo que el proceso de escritura e interpretación funcionaba no sólo como un extraordinario dispositivo terapéutico, sino también como una herramienta muy importante para transformar la realidad social. Sus dos álbumes, 'Alhaja' y 'Miau' fueron publicados respectivamente en 2011 y 2014.
 
BELONA MC: "Inflúyele a tu hija a no ser una sirvienta"
Cindy López, oriunda del barrio de El Salto (Santiago De Chile) y rebautizada como Belona MC en recuerdo a la diosa romana de la guerra, es una de las principales representantes de la nueva ola del rap chileno. A sus veintidós años, esta admiradora de Atahualpa Yupanqui, Chico Buarque y Violeta Parra reclama la necesidad de desterrar el ego en el rap, lo que la ha convertido en una importante cronista de las recientes movilizaciones estudiantiles en Chile. Moldeadas con un estilo arrollador y preciso, sus grabaciones 'Libres Y Salvajes' (2011) y 'Dignidad Rebelde' (2014) embisten contra el patriarcado y apuntan hacia el gobierno del ya expresidente Sebastián Piñera: "Nos tienen adormecidos, adoctrinados, y en el entretenimiento que entregan pasa muy desapercibida la violencia, no sabemos para quien trabajamos (...) Si la gente se levantara seríamos líderes de nuestras propias vidas". Para Cindy, la buena salud del rap latinoamericano pasa necesariamente por "la honestidad, humildad, perseverancia, unión y, sobre todas las cosas, el respeto hacia el otro".
 

lunes, febrero 29, 2016

VENEZUELA: 98 años del Natalicio de OLGA LUZARDO, ejemplo vivo para las nuevas generaciones

Género con Clase.-  Olga Luzardo es un referente en el movimiento de mujeres en Venezuela, y en la izquierda en general. De trayectoria intachable y ejemplar, es testimonio vivo de las luchas del Pueblo Venezolano en el Siglo XX. 
Olga Luzardo, nació en Paraguaypoa, Estado de Zulia, el 29 de febrero de 1918. Comenzando su militancia desde muy temprano edad.  

Hoy a sus 98 años de vida, queremos rendirle homenaje, reconociéndola como ejemplo vivo de las mujeres venezolanas.

Militante histórica del Partido Comunista de Venezuela, se destacó como integrante del Comité Central del del mismo durante varios periodos, y dirigió su  Escuela de Cuadros  “HO CHI MIN”.

Con experiencia sindical, contribuyó a la organización de grupos políticos entre los obreros petroleros.

Olga es una pionera en las luchas por la emancipación de las mujeres en Venezuela, donde comenzó a contribuir con su militancia en la organización de la Agrupación Cultural Femenina, y en la Unión de Muchachas Venezolanas (UMV).

Como escritora y publicó Flor de cactus (1942), donde reúne poemas escritos entre 1935 y 1942 (algunos de ellos en prisión) y Huellas frescas (1993).

Olga, junto a muchas mujeres,  "TAMBIÉN SE JUGÓ LA VIDA" en la Venezuela del Siglo XX por lograr mejores condiciones de vida para nuestro Pueblo, y en ese sentido es un deber de las nuevas generaciones de feministas sistematizar y contribuir a visibilizar sus aportes, para que la genealogía de las Mujeres en Venezuela tenga en un sitial de honor los aportes de esta revolucionaria cabal.

VIVA OLGA LUZARDO!!!
VIVA LA MUJER REVOLUCIONARIA!!!

VENEZUELA: Gran RALLY por los Anticonceptivos

¿Cansada de buscar pastillas porque no quieres tener hijxs ahora? ¿Con miedo porque no consigues condones?
VEN, BUSQUEMOS JUNTAS!!!
Colectivo Rosa Luxemburgo, Barricada,  Red la Araña feminista y Escuela de feminismo Popular y Sexualidades revolucionarias, convocan a toda la comunidad a participar en el

GRAN RALLY POR LOS ANTICONCEPTIVOS
“Porque el placer sin embarazo, también es nuestro derecho"
Hacia un 8 de marzo feminista y popular
MARTES 1/03/2016 - 4:00PM
SALIDA METRO DE PLAZA VENEZUELA. RESIDENCIAS ESTUDIANTILES LIVIA GOUVERNEUR.
Trae tu ropa deportiva y un ticket de metro!
El objetivo de esta actividad es levantar un informe sobre la disponibilidad de los diversos métodos anticonceptivos, en las farmacias venezolanas y aclarar la responsabilidad del sector farmacéutico e importador en la gran dificultad al acceso para las mujeres. Esto, como insumo para plantearle al país durante este mes de marzo, en lucha, la necesidad de solucionar esta problemática, que busca aumentar los niveles de pobreza en el pueblo, en el mediano plazo.

Los Hechos:
 -  Desde hace aproximadamente 3 años, las mujeres de Venezuela sufrimos los efectos de una cruel guerra económica, que desde sus inicios ha apostado por disminuir ostensiblemente la oferta de medicamentos básicos para las mujeres, como es el caso de todos los métodos anticonceptivos.
-  El Art 76 de la CRBV plantea que   "Las parejas tienen derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos o hijas que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho"

 Nuestra Ley de Medicamentos dice:
  “Artículo 7. Se consideran medicamentos esenciales aquellos que sirven para satisfacer las necesidades de atención de salud de la mayoría de la población. Son básicos, indispensables e imprescindibles para tales fines y deben ser asequibles en todo momento en dosis apropiadas a todos los segmentos de la sociedad.

- En la actualidad es sumamente difícil para cualquier mujer acceder a pastillas, condones, DIU o cualquier otro método, pues las farmacias no los ofertan o si lo hacen, es a altísimos costos.
  Nos preguntamos:
  -¿ A quien le conviene esta situación.
  - ¿Cual es el objetivo de quienes le niegan este derecho a las mujeres?
  -¿Quienes están detrás de todo esto
Confrontarlos y hacer una investigación de campo nos ayudará a despejar estas dudas y a construir juntxs las respuestas y la solución !!!!
  Metodología
  -       A las 4:00pm nos encontraremos en Plaza Venezuela
  -       Allí nos inscribiremos y recibiremos:
 La lista de los distintos métodos que vamos a buscar.
Un formulario para rellenar los datos con su respectivo bolígrafo.
Nos dividiremos por zonas de la ciudad y empezaremos el recorrido
Nos reencontraremos a las 6:00pm en Plaza Venezuela para juntar todos los formularios, compartir experiencias.

Las mujeres infectadas con zika pueden amamantar, afirma la OMS

Fuente: ElUNIVERSO.com
Después de su parto, las mujeres que fueron infectadas con el virus del zika pueden seguir amamantando a su bebé, debido a que nada prueba que haya riesgo de transmisión, declaró este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS).
"Según las pruebas existentes, los beneficios de la lactancia materna para el bebé y la madre superan cualquier riesgo de transmisión del virus zika a través de la leche materna", concluye la OMS en sus recomendaciones dirigidas a las autoridades de los países afectados por la epidemia.

El virus zika, transmitido por el mosquito tigre, provocaría la microcefalia (malformación de la cavidad craneal, nefasta para el desarrollo intelectual) en los recién nacidos, y el síndrome de Guillain-Barré, enfermedad neurológica que puede generar una parálisis irreversible o la muerte.

La OMS recordó que el virus fue detectado en la leche materna de dos madres infectadas. "Pero no hay actualmente ninguna prueba de una transmisión de zika a bebés a través de la lactancia materna", subraya.
La epidemia de Zika, que se desarrolla sobre todo en América Latina, "podría empeorar antes de mejorar" advirtió el miércoles en Río de Janeiro la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Brasil tiene ya más de millón y medio de casos desde 2015, y la OMS teme una propagación "explosiva" en las Américas, con 3 a 4 millones de casos este año.

No existe de momento ninguna vacuna ni tratamiento contra este virus, pero dos vacunas parecen prometedoras: una desarrollada en Estados Unidos y otra por el laboratorio indio Bharat Biotech. (I)

ConGénero, un Programa de TeleSUR dedicado a las Luchas por la Igualdad y la Equidad de Género

Por:  Género con Clase
Género con Clase te invita a sintonizar todos los Viernes a las 9:00HRS CCS, en TELESUR, el programa ConGÉNERO, una ventana a las Mujeres de América Latina.

Desde el año 2012 se viene promocionando y dando espacios a las luchas feministas y de la sexo diversidad en el canal suramericano, tiempo en el que además se ha ido evolucionando en su concepción, y ampliando su rango de cobertura con un enfoque de género, feminista y de Derechos Humanos.

En su presentación, el portal Web lo describe como: "un programa que trata temas enfocados a la Diversidad de Género, donde se resaltan las luchas de sexo género diversos, mujeres y hombres. Muestra los avances en cuanto a leyes con la igualdad de géneros y reivindica sus aportes en la sociedad".

Este programa tiene entre sus caracteristicas particulares, ser dirigido por Juan Marichal, quien con su amplia capacidad comunicacional logra transmitir los acontecimientos y  noticias más polémicos, pero tambien más invisibles en los medios de comunicación, producto del sesgo sexista que caracteriza buena parte de los contenidos mediáticos. 

Se trata de un programa para reivindicar las luchas de las mujeres y a la comunidad sexo-diversa.

 Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección: 
 http://www.telesurtv.net/seccion/programas/index.html?dia=miercoles&semana=43. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.ne
El feminismo en América Latina es una experiencia prominente, que ha producido gran aporte a las luchas de nuestros Pueblos por su emancipación. TeleSUR ha creado este espacio desde donde visibilizar las múltiples experiencias que viven las mujeres en el mundo entero, pero en especial en nuestro continente.

Desde las Zapatistas hasta la Madres de Plaza de Mayo, pasando por las Bartolinas Bolivianas, este espacio se ha convertido en un referente comunicacional, para sabernos juntas, luchando por mayores niveles de igualdad y equidad con justicia social.

En el marco de la lucha por la Igualdad y Equidad de Género, ConGÉNERO se ha convertido en un referente desde donde también se muestran los avances, retos y formas de lucha de las personas y las organizaciones de Diversidad Sexual en el mundo. 

Para estar al día con los temas de género en el mundo, desde una mirada latinoamericana, recomendamos los programas realizados hasta ahora, los cuales pueden ser vistos o descargados en http://www.telesurtv.net/seccion/programas/programas.html?prog=congenero

Sigue este importante programa a través de @TlsurCONgenero.
@tlSURconGenero.

 Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección: 
 http://www.telesurtv.net/seccion/programas/programas.html?prog=congenero. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.net
@tlSURconGenero.

 Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección: 
 http://www.telesurtv.net/seccion/programas/programas.html?prog=congenero. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.net

domingo, febrero 28, 2016

GUATEMALA: Un juicio histórico contra exmilitares por violación sexual masiva a mujeres q’eqchi’

Marisa G. Ruiz Trejo / Periódico Diagonal
Desde hace tres semanas, un militar y un excomisionado militar están sentados en el banquillo de los acusados en un proceso abierto por Yassmin Barrios. Es el caso sobre los hechos acaecidos en el destacamento guatemalteco de Sepur Zarco.
 Julia Coc, testigo once, declaró que su hija y dos nietas fueron detenidas extrajudicialmente y asesinadas por los soldados en 1982. Dijo que le hicieron mucho daño al cuerpo de su hija cuando la violaron. En la exhumación encontraron pelo, ropa y huesos de sus hijas y “de mis nietas solo hallaron los calzoncitos, sus huesos eran polvo”. Después de matar a su hija a ella la obligan a que le dieran comida a lo soldados.
 
Otra sobreviviente contó cómo a su esposo lo detuvieron, cómo ella fue violada por cuatro soldados y cómo sus hijos murieron porque no tenían comida.

Mateo Rax Maquín vio cómo torturaban a otros comunitarios, les cortaban las orejas y el cuello. Se escapó cuando torturaban a otra persona y de su comunidad fueron ejecutadas 20 personas y vio cómo torturaron a tres.

Marcos Tut (73 años), testigo doce, “los soldados llegaron y empezaron a agarrar a las personas en las comunidades y en los caminos. Se los llevaban a los destacamentos”. Dijo que a las mujeres les hacían mucho daño.

Domingo Tzup, testigo trece, declaró cómo detuvieron a su padre y lo mataron. Argumentó que el conflicto comenzó cuando solicitaron tierra en Sepur Zarco.

Testigo catorce declaró que los militares lo obligaron a vigilar las comunidades, vio cómo mataron a una señora llamada Minga junto a sus dos hijas.

Vicente Choc, testigo quince, dio su testimonio sobre el trabajo forzado que realizó en Sepur Zarco, sin agua y sin comida.

Testigo 16, Domingo Choc, mataron a su padre. Atestigua represión, desapariciones, extrajudiciales, tortura y violencia sexual. “Yo me quedé pobre por culpa de los soldados. Estoy muy triste porque no tengo papá. Lo mataron en Sepur Zarco”.

“Los siete hombres asesinados en Sepur Zarco fueron señalados de guerrilleros. El teniente Esteelmer los convocó y ya no se supo de ellos”.

Sobreviviente declara que vio cuando los soldados se llevaron a su esposo a Tinajas, a quien acusaron de dar comida a los de la montaña. Lo mataron.

Sobreviviente narró que llegó al destacamento a preguntar por su esposo, los soldados la detuvieron por la fuerza y la violaron varias veces”.
“Nos obligaban a hacerles la comida y nos violaban. Por eso es muy doloroso”.
“Nos mandaban al río a lavarles su ropa y nos perseguían. Ahí nos violaban”.
“Los soldados convocaron al pueblo a la hacienda de Tinajas, en julio de 1982. Varios hombres y a no regresaron; entre ellos mi esposo”.
“Los soldados iban a la montaña y cuando regresaban pasaban por mi casa. Atrás había un camino, creo que por eso siempre pasaban”.
“No me acuerdo cuántos me violaron porque quedé desmayada. Quedé muy dañada de mi cuerpo, sangraba mucho”.
“Ahí tenían lugares. Tenían cuartos y ahí nos jalaban. A veces eran 3, 4 o 5 (los soldados que la violaban en el destacamento”.
“Si no me dejaba me decían que me iban a matar. A veces uno me sujetaba y otro me ponía un arma en el pecho”.

Estos son los testimonios de los días tercero, cuarto y quinto de un juicio histórico para Guatemala. El caso 'Sepur Zarco', que arrancó el 1 de febrero de 2016. Se refiere a una comunidad en el límite entre Izabal y Alta Verapaz (Guatemala), y en cuya base militar, aseguran los testimonios de varias mujeres q’eqchi’ haber vivido violencia y esclavitud sexual a manos de las fuerzas armadas guatemaltecas. Desde hace una semana, un militar y un excomisionado militar están sentados en el banquillo de los acusados en un proceso abierto por Yassmin Barrios, la jueza que se atrevió a juzgar a Efraín Ríos Montt. Para las once mujeres q’eqchi’, testigos en el juicio, la justicia ordinaria es una forma para sanar.

¿Por qué es relevante este juicio? Porque después de 34 años de esperar justicia, por primera vez se juzgan delitos de trascendencia internacional en un tribunal nacional, tales como la esclavitud sexual, la esclavitud doméstica y la violencia sexual. Por estos tres delitos contra once mujeres, así como por el asesinato y tratos inhumanos a tres mujeres (una madre y sus dos hijas), está siendo juzgado el ex teniente coronel del ejército de Guatemala Esteelmer Francisco Reyes Girón. A Heriberto Valdez Asig, ex comisionado militar, se le acusa de delitos de desaparición forzada de seis hombres y por delitos contra los deberes de humanidad en su forma de violencia sexual contra una mujer.

Para las once mujeres q'eqchi', un proceso de justicia como éste es una manera de levantar su voz, una voz que en la esfera pública frecuentemente no tiene legitimidad y es monopolizada por otros. Su participación contribuye a la construcción de una nueva identidad. Las mujeres indígenas han sido representadas en el imaginario dominante como pasivas y sumisas, en este juicio son actoras y constructoras de su propia historia.

Los años ochenta, época del despojo
Los años ochenta fueron una época de desposesión de las tierras y de violencia sexual masiva y generalizada hacia las mujeres q'eqchi' que vivieron dobles y triples despojos. Entre 1982 y 1983, Guatemala vivió un periodo dominado por la oligarquía militar pero también de intensas luchas por los territorios. En aquella época, un grupo de hombres, que habían hecho trámites para obtener títulos de tierras en Ciudad de Guatemala, regresó a su comunidad. Basándose en una lista, fueron detenidos y desaparecidos de sus propios hogares. Según los testimonios de las mujeres, esposas de estos hombres, durante dichas detenciones, ellas fueron violadas y afectadas por el secuestro de sus esposos por parte de las fuerzas armadas del país. De acuerdo a los testimonios de estas mujeres, muchas fueron obligadas a vivir alrededor del destacamento de Sepur Zarco, que no era la única base militar que estaba en esa región.

Así, por ejemplo, lo refleja la declaración de una sobreviviente de 70 años que estuvo seis años en la montaña, donde perdió a cuatro de sus hijos, una de ellas cuando estaba embarazada. “Es verdad lo que viví. No lo estoy inventando. Les digo la verdad. Es muy doloroso y tengo gran tristeza por lo que viví… Me duele mucho lo que estoy contando”. “Don Canche (Heriberto Vázquez) llegó a nuestras comunidades y llevó a los militares”.

El hijo de 10 años de la sobreviviente fue testigo de la tortura a la que los soldados sometieron a su padre en el destacamento de Tinajas”. Otra sobreviviente narró cómo tres soldados la violaron en su casa: “Me agarraron de las manos y me tiraron al suelo”. “Yo vivía lejos del agua. Cada vez que iba a traer agua me perseguían. Una de esas veces me sujetaron y tiraron mi tinaja”. “No quería que lo hicieran. Me tiraron en la tierra y ahí me violaron. Mi hijo de 4 años lo vio, pegaba de gritos de miedo”.

Según todas las personas que se escucharán en el proceso del debate, el destacamento Sepur Zarco estaba destinado al descanso de la tropa, lo que implicó además que las mujeres, cuyos esposos habían sido desaparecidos, fueran consideradas como viudas y por tanto disponibles. Así fueron sometidas a esclavitud sexual, esclavitud doméstica y violencia sexual continuada.

Así lo determinaron los peritos en el proceso. Carlos Peláez, primer perito explicó que las relaciones de poder y dominio en el área de Polochic son una reminiscencia de la colonización española: “Las mujeres eran usadas para el campo, para la cocina y para la cama”. Añadiendo que “los indígenas y campesinos no eran considerados personas, sino únicamente brazos para trabajar”.
 
La violación sexual como arma de destrucción
La violencia sexual hacia las mujeres ha sido históricamente una agresión en la que el género ha sido un foco y meta de la agresión feminicida y femigenocida (según la definición de Rita Segato). Según los informes de Memoria Histórica, el ejército utilizó la violación sexual como arma de guerra en una dimensión masiva y generalizada, utilizando el cuerpo de las mujeres como forma para conquistar los territorios. En estos mismos informes, se estima que treinta mil mujeres fueron víctimas de violencia sexual, la mayoría de mujeres mayas y que estos actos fueron cometidos por agentes del Estado.

Para Aura Marina Yoc Cosajay, investigadora y activista feminista guatemalteca, la violación sexual “es utilizada como estrategia para romper tejidos sociales, comunitarios y quebrantar el honor del enemigo, sometiendo a los pueblos a través del cuerpo de las mujeres, por el impacto humillante y desmoralizador que tiene en los grupos sociales y en particular en los hombres”. La esclavitud sexual a la que fueron sometidas miles de mujeres en Guatemala es un crimen de guerra que se combinó con la ideología racista reflejada en los planes de seguridad. “Las mujeres víctimas de violencia siguen siendo estigmatizadas y son culpadas de la violencia sexual sufrida”, declaró Mónica Pinzón González en el décimo día de sesiones en el juicio.
 
Esclavitud doméstica 
Existe una documentación de la parte querellante de este juicio como prueba de que durante seis meses las mujeres hacían turnos cada tres días dentro del destacamento para atender a los soldados. De manera forzada, las mujeres se dedicaban también a lavar los platos, la ropa, cocinar, barrer y atender a los soldados. Todas estas labores son trabajo, este trabajo no era remunerado y además era forzado. Históricamente se ha naturalizado que este tipo de tareas es una obligación de las mujeres y por tanto no cuentan con el reconocimiento que corresponde. Pero estas labores son trabajo y la esclavitud doméstica también es violencia.

Durante años, las mujeres de Sepur Zarco han guardado silencio por el temor de tener al ejército en sus comunidades. Después de los acuerdos de paz, hubo un acompañamiento psicosocial para que las comunidades comenzaran a hablar de lo que sucedió. En 2010, las organizaciones de mujeres organizaron el tribunal de conciencia de violencia sexual hacia las mujeres que era un acto de justicia simbólica para las víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado en Guatemala, no solo de Sepur Zarco sino de otras regiones del país. Sin embargo, las mujeres de Sepur Zarco decidieron dar un paso más allá y fueron por la vía de la justicia formal. En septiembre 2011, se realizó la primera querella penal que se presentó para iniciar el proceso de este juicio a través de la vía de la justicia ordinaria.

A más de treinta años de los sucesos, las mujeres q’eqchi’ han levantado la voz para denunciar las atrocidades del horror en este juicio sin precedentes. La justicia para ellas significa que se sepa qué fue lo que pasó, que se sepa su verdad y que la sociedad sepa que no fue su culpa, ya que la violencia sexual activa mecanismos en los que las mujeres, además de todo, cargan muchas veces con un peso moral. Es posible que este juicio, como el de Rios Montt, sea anulado porque la parte acusada aportará pruebas sobre cuestiones formales pero, sin duda, este juicio sienta un precedente en la justicia guatemalteca para que los crímenes sexuales no se vuelvan a repetir. El hecho de que las mujeres hagan públicos sus testimonios es una forma de justicia que sana. 

Género con Clase Impreso