Francia herida en el corazón de su laicismo y de su libertad

martes, enero 13, 2015

Edgar Morin

Le Monde La expresión de François Hollande es justa: Francia herida en el corazón”. La han herido en el corazón de su naturaleza laica y su idea de libertad, justamente contra un semanario típicamente irrespetuoso, de lo burlesco hasta toda forma sagrada, especialmente religiosa. Ahora bien, la falta de respeto de Charlie Hebdo se sitúa en la risa y el humor, lo que otorga al atentado un carácter monstruosamente imbécil.

Nuestra emoción no debe paralizar nuestra razón, como tampoco la razón debe atenuar nuestra emoción.

Una contradicción insuperable

Hubo problemas en el momento de publicar las caricaturas. ¿Es necesario dejar que la libertad ofenda la fe de los creyentes del islam degradando la imagen de su Profeta o es que la libertad de expresión prima sobre toda otra consideración? Mi sentimiento es que existe una contradicción insuperable, tanto más desde que soy de los que se oponen a la profanación de los lugares y los objetos sagrados.

Pero que se entienda bien, ello no disminuye mi horror y mi asco por el atentado a Charlie Hebdo. Dicho esto, mi horror y mi asco no pueden impedirme contextualizar ese inmundo atentado. Ha significado la irrupción en el corazón de Francia de la guerra de Medio Oriente, guerra civil e internacional en la que Francia ha intervenido siguiendo a los EE.UU.

El ascenso del Estado Islámico es ciertamente una consecuencia de las radicalizaciones y la putrefacción de la guerra en Irak y en Siria, pero las intervenciones estadounidenses en Irak y en Afganistán han contribuido a la descomposición de naciones compuestas étnica y religiosamente, como Siria e Irak.

Los EE.UU. han sido aprendices de brujos y la heteróclita y sin fuerza real coalición que dirigen está condenada al fracaso, puesto que no reúne a todos los países interesados y dado que tiene por objetivo de paz la imposible restauración de la unidad siria-iraquí, mientras que la única salida pacífica (actualmente irrealizable) sería la formación de una gran confederación de pueblos, etnias, religiones de Medio Oriente con el aval de la Organización de las Naciones Unidas, único antídoto para el Califato.

Coincidencia

Francia está presente con su aviación, por los franceses musulmanes que se han incorporado a la yihad, por los franceses musulmanes que han regresado de la yihad y ahora está igualmente claro que Medio Oriente está también en el interior de Francia a través de la criminal actividad que ha debutado con el atentado a Charlie Hebdo, como también lo está el conflicto palestino-israelí.

Además existe una coincidencia, por otra parte fortuita, entre el islamismo integrista asesino que acaba de manifestarse y las obras islamófobas de Zemmour y Houllebecq, convertidas en síntomas de una virulencia agravada de la islamofobia no solo en Francia, sino también en Alemania o en Suecia.

El miedo se agravará

El pensamiento reduccionista triunfa. No solamente los asesinos fanáticos creen combatir a las cruzadas y a sus aliados los judíos (que los cruzados masacraban) sino que los islamófobos reducen todo lo árabe a su supuesta creencia en el islam, reduciendo lo islámico al islamismo, el islamismo al integrismo, el integrismo al terrorismo. Ese antislamismo se vuelve cada vez más radical y obsesivo y tiende a estigmatizar a toda una población más importante aún que la población judía que fue estigmatizada por el antisemitismo antes de la guerra y de Vichy.

El miedo se agravará entre los franceses de origen cristiano, entre los de origen árabe, entre los de origen judío. Unos se sienten amenazados por los otros y se está produciendo un proceso de descomposición que tal vez pueda detener la gran manifestación del sábado 10 de enero, porque la respuesta a la descomposición es la unión de todos, de todas las etnias, de todas las religiones y de todas las corrientes políticas.

Edgar Morin es sociólogo y filósofo.

Fuente: http://www.lemonde.fr/idees/article/2015/01/08/la-france-frappee-au-c-ur-de-sa-nature-laique-et-de-sa-liberte_4551971_3232.html#fQRupvGXzdvtqVHI.99

Leer más...

Las niñas perdidas

Carolina Vásquez Araya

Prensa libre.com De nada sirve cerrar los ojos y pretender la fantasía de una realidad alternativa, en la cual palpita la esperanza de un mejor mañana. Entre luces navideñas y fuegos de artificio se apagan temporalmente los estados alterados de conciencia, pero las cosas son como son y, entre ellas, soportar el embate imparable de organizaciones criminales en cada una de las actividades cotidianas es la nota predominante. Entre esas redes pasaron el 31 muchas de las niñas perdidas de Guatemala. Nadie sabe cuántas son. Las imperfectas estadísticas, el subregistro, el miedo a denunciar o, simplemente, la ausencia de reporte por voluntad de unos padres cómplices, ocultan una terrible realidad. Algunas fueron arrancadas de los brazos maternos, otras adolescentes cayeron camino a la escuela o mientras se dedicaban a las labores del hogar.

Pero también las hay entregadas a las redes por su propia familia. Estas niñas, cuyo valor ha sido determinado por el mercado de la trata —una de las múltiples variantes de las organizaciones criminales más poderosas del continente— son el objeto del deseo de una clientela dispuesta a pagar hasta el último de los costos acumulados en la operación, incluido por supuesto el precio de la joven esclava.

Las organizaciones civiles cuya misión es combatir este negocio perverso se estrellan contra toda clase de obstáculos en su intento por detener el tráfico humano. Amenazados de muerte e impotentes ante un muro de impunidad erigido hasta en las más altas instancias del sistema, carecen de los recursos para parar la enorme ola de intimidación e influencias que cruzan el país de extremo a extremo. Las niñas perdidas, mientras tanto, cruzan fronteras o se pudren en los cuartuchos inmundos de un prostíbulo de provincia, en donde nadie las reclama.

¿Qué maldición pesa sobre las niñas de Guatemala? Pobres de pobreza absoluta, privadas de oportunidades de estudio y a merced de la voluntad de quienes —por tradición o por fuerza— las someten a su dominio, muchas niñas de Guatemala cuyos talentos podrían representar un cambio significativo en la vida de sus comunidades, se pierden para siempre. Las autoridades responsables de buscarlas y regresarlas a sus hogares están sobrepasadas por las elevadas estadísticas de crímenes de mayor impacto, hacia donde derivan la mayoría de sus esfuerzos.

Hace algunos años se lanzó una campaña cuyo lema rezaba: “Niña educada, madre del desarrollo”, una campaña como muchas otras en búsqueda de equidad, educación y reconocimiento de talentos, acciones fundamentales para rescatar del olvido y la injusticia a miles de niñas cuyo destino permanece en jaque desde el momento mismo de su nacimiento. Esos esfuerzos deben ir mucho más allá de una campaña de duración limitada por un presupuesto.

Deben convertirse en iniciativas masivas de carácter ciudadano para que nunca más se pierda una niña entre las redes de las mafias internacionales, para que nunca más sea asesinada impunemente. Para que esas niñas relegadas a las tareas domésticas vayan a la escuela, se eduquen y crezcan en un ambiente de respeto por sus derechos humanos. Esto no es solo obligación del Estado, es una misión de nación.

Fuente: http://www.prensalibre.com/opinion/Las-ninas-perdidas_0_1277872397.html

Leer más...

Tortura Sexual: política estadounidense y cultura

Vincent Emanuele 

Telesur La violencia sexual está firmemente arraigada en la sociedad estadounidense; sus instituciones y mecanismos culturales refuerzan el concepto atroz que la tortura sexual es aceptable, emocionante, incluso predecible en ciertas situaciones. La violencia sexual, mezclada con la tortura, es cada vez más popularizada y ya se ha normalizado en la cultura norteamericana. Sin duda, el imperio más poderoso y violento en la historia del mundo es cada vez más depravado.

Hoy en día, el abuso sexual no sólo se utiliza en las prisiones de Estados Unidos en el extranjero, sino también en sus gulags domésticos. En muchos sentidos, la tortura sexual incluso se ha convertido en algo casi rutinario en la cultura pop, con novelas y películas como 50 Shades of Grey, American Psycho y Hurt Locker que le dan glamour y fetichizan las prácticas abusivas. Del mismo modo, la violación está ahora representada en vastas porciones de la pornografía moderna, con algunas películas que representan estos actos dentro del contexto de geopolítico de actualidad.

Las denominadas naciones y pueblos civilizados han utilizado la ferocidad sexual como medio para atormentar y disciplinar psicológicamente a los pueblos ocupados de todo el mundo. El español violó y mató a cientos de miles de seres humanos, al igual que Alejandro Magno. Los romanos emplearon sistemáticamente actos de violencia erótica como un medio para penalizar y perseguir a los plebeyos. De hecho, los imperios deben controlar a sus súbditos, tanto en casa como en el extranjero.

Formas obscenas y sádicas de tortura se utilizan en muchas instituciones militaristas de Estados Unidos. Por ejemplo, en junio de 2014, el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, Proyecto de Derechos de Inmigrantes Esperanza y varias otras organizaciones presentaron una queja ante el Departamento de Seguridad Nacional, en nombre de 116 niños que reportaron haber sido abusados sexualmente y torturada por agentes de Aduana y de la Patrulla Fronteriza .

Agentes de la Patrulla Fronteriza rutinariamente desnudan a los niños, les obligan a defecar en frente del otro y comúnmente los maldicen, utilizando lasciva y comentarios racistas. Algunos de los niños fueron obligados a beber "agua del tanque del inodoro", mientras que otros fueron privados de alimentos, dejando a muchos de los niños desnutridos y enfermos. En consecuencia, los inmigrantes latinoamericanos están recibiendo una educación de primera mano en democracia estadounidense y libertad.

De manera similar, los abusos sexuales a los inmigrantes se han convertido en comercializables en la pornografía moderna. La compañía de porno, MindGeek, introdujo una nueva serie llamada "Border Patrol Sex", donde agentes de la Patrulla Fronteriza simulan torturar eróticamente a mujeres inmigrantes. Por supuesto, las mujeres se promocionan como "adolescentes", "aficionadas" y "sexy latinas". Anna Merlan de Jezabel cita la introducción de la página web "Border Patrol Sex", http://jezebel.com/hideous-border-patrol-sex-series-pornifies-rape-of-migr-1667210903. Vea la caza de mujeres inmigrantes ilegales y como darles una lección sobre por qué la ley debe ser obedecida. A velocidad de crucero en su SUV, agentes capturan a estas chicas universitarias en el campo y las *** realmente duro. El que sean *** por un agente de la patrulla fronteriza es una cosa, pero estas chicas no saben que eso no significa realmente que lleguen a pasar la frontera después.
No debería ser una sorpresa que esta especie de locura se esté popularizando en la pornografía moderna. De hecho, mucho de lo que ahora se considera normal en el mundo del porno sería aterrador para el observador común y corriente: "termina en su cara", violación simulada, atragantamiento, arcadas y violencia física ahora abundan en la cultura sexual de EE.UU. Decenas de millones de chicos jóvenes casualmente consumen las formas más insidiosas de violencia sexual. Ahora podemos añadir porno- xenofobia- a la lista.

Cuando se piensa en la tortura doméstica, el Sargento de Policía de Chicago Jon Burgo inmediatamente viene a la mente. Burgo fue liberado recientemente de la cárcel tras cumplir menos de cuatro años de prisión federal por "supervisar "un "anillo de tortura" en el Departamento de Policía de Chicago. http://www.msnbc.com/msnbc/jon-burge-ex-chicago-cop-who-ran-torture-ring-released-prison . Desde principios de 1970 hasta la década de 1990, más de 120 hombres de raza negra, en gran parte del sur de Chicago, fueron torturados sexualmente por Burgo y otros oficiales en el CPD.

Las víctimas de Burgo reportan haber sido "asfixiados" y recibir "picanas en sus genitales". Algunos fueron atados por días, golpeados, abusados sexualmente y psicológicamente atormentados. Los insultos raciales fueron comúnmente usados para degradar a las víctimas de Burgo. Coincidentemente, Burgo fue educado en los campos de la muerte de Corea y Vietnam, donde se utilizó dinero de los impuestos de los Estados Unidos para afilar sus habilidades racistas, militaristas y de torturador. Las tácticas y estrategias utilizadas por las fuerzas policiales en casa a menudo se aprendieron en el extranjero.

En Vietnam, la violación se usaba comúnmente como un arma de guerra. En su trabajo brillante y completo “Mata lo que se mueva: La verdadera guerra estadounidense en Vietnam”, Nick Terse nos recuerda el legado brutal de violencia sexual en el sudeste asiático dejado por los EE.UU. Soldados estadounidenses violaron a miles de niños; algunos fueron asesinados, sus cadáveres mutilados. Mujeres vietnamitas eran comúnmente sometidas a violaciones en grupo, tortura sexual y asesinato. En algunas ocasiones, las tropas estadounidenses atacaron sexualmente a mujeres vietnamitas mientras obligaban a sus hijos a mirar, para eventualmente asesinar a ambos.

Mucho de esto era política oficial. Por ejemplo, la 1ra de Caballería, la 4ta de Infantería y la 1ra primera División de Infantería establecieron burdeles oficiales dentro del perímetro de sus bases. Según Terse, al fin de la guerra "500.000 mujeres en Vietnam recurrieron a la prostitución", debido a que la economía de la nación fue completamente destruida por la ocupación estadounidense. Algunas de estas mujeres tenían tan sólo seis años de edad. Fueron violadas con frecuencia con palas, fusiles y bayonetas, dejando a muchas de ellas muertas.

Alfred McCall, en su libro “Una Cuestión de Tortura”, sugiere que Filipinas "ofrece la lección más conmovedora acerca de las consecuencias de la tortura psicológica de la CIA" en la era post-Vietnam. De 1972 a 1986, el régimen del dictador, apoyado por Estados Unidos, Ferdinand Marcos utilizaba técnicas aprendidas en Vietnam, engendrando las formas más crueles de tortura psicológica y física. Como era de esperar, los soldados de Marcos regularmente usaban picanas en los pezones, testículos y ano de sus prisioneros.

En Irán, McCall nos recuerda el papel de la CIA en la formación, apoyo y financiación de la policía secreta del Shaw: la Sabas. A lo largo de las décadas de 1960 y 70 disidentes, estudiantes, sindicalistas, revolucionarios y amplios sectores de la ciudadanía de Irán fueron torturados, violados y encarcelados. Cuando Le Monde le preguntó sobre las técnicas de tortura de su gobierno, el Sha respondió: "¿Por qué no emplear los mismos métodos que ustedes, los europeos?". Después de todo, aprendimos las tácticas de Occidente.

En consecuencia, las Fuerzas Armadas Francesas emplearon formas brutales de tortura durante sus aventuras coloniales en Argelia. Estos sistemas de persecución eran práctica común durante la colonización de Argelia, convirtiéndose en la política oficial de 1830. En 1841, Alexis de Tocqueville, declaró que "la guerra en África es una ciencia." Esta "ciencia" fue aplicada por los franceses durante su campaña de terror contrainsurgente en Argelia durante la década de 1950. Del mismo modo, los británicos refinaron sus prácticas de tortura en Irlanda del Norte durante la década de 1970.

Hoy en día, los EE.UU representan la última en una larga línea de naciones imperiales que han implementado las formas más brutales y demenciales de castigo. Recuerde, la meta es castigar, no extraer "información valiosa". Personal de élite del imperio entiende este concepto bastante bien. Por lo tanto el resto de nosotros debe evitar especular en torno a la eficacia de estas técnicas. Sólo hay un propósito con las tácticas de tortura: la destrucción de la vida de las personas. De hecho, esa es su finalidad.

Los últimos informes que detallan las técnicas tales como "lactancia anal", "rehidratación anal," registros corporales, privación sensorial, aislamiento y diversas formas de traumas psicológicos y físicos, sólo es la punta del iceberg de la violencia y depravación de EE.UU. en el extranjero. Es prácticamente imposible cuantificar las muertes de más de 1.000.000 de iraquíes y cientos de miles de afganos y sirios. Del mismo modo, ¿cómo podemos explicar adecuadamente el trauma individual sufrido por aquellos en el lado receptor de la democracia de Estados Unidos? Las investigaciones ayudan, pero los informes que ahora se pueden leer proporcionan una comprensión mínima del verdadero alcance de la violencia que se ejerce en el extranjero.

Morris Berman, en su libro “Edad Oscura Norteamericana”, refleja el legado de la tortura en el mundo árabe y musulmán de los EE.UU. "Es difícil refutar la acusación de que todo el asunto era sistémico, y diseñado especialmente para una población Musulmana. Después de todo, ¿cómo un grupo de niños bien de la zona rural de Virginia Occidental o donde sea iban a saber lo que es especialmente humillante para los árabes, de quien no saben literalmente nada? ¿Es realmente probable que hicieran todo esto por su propia iniciativa?"

Berman plantea una pregunta interesante: ¿Hasta qué punto pueden estos actos atribuirse a la programación sistémica en comparación con subjetivo actos de violencia? En otras palabras, ¿cuánto de este salvajismo se impone institucional y jerárquicamente? ¿Y cuánto en forma individual? No se puede argumentar que los guardias de la prisión en California en 1980 tenían alguna relación con guardias de la prisión de Abu Ghraib. Sin embargo, ¿por qué los guardias de ambas prisiones forzaron a los prisioneros a desnudarse y modelar ropa de mujer? http://www.afsc.org/sites/afsc.civicactions.net/files/documents/torture_in_us_prisons.pdf
¿Por qué son las mismas técnicas de tortura utilizadas contra los árabes y los musulmanes, promulgadas en todo el sistema penal de Estados Unidos? Además, ¿por qué los guardias de prisión en casa encontraron las mismas tácticas tan atractivas de utilizar? ¿Hay una dinámica psicológica mucho más profunda en el juego? Para mí, estas son preguntas interesantes e importantes que hacerse. Estas preguntas nos obligan a investigar no sólo los sistemas de poder, sino también a nosotros mismos. ¿Es fácil torturar? ¿Qué impulsa a alguien que no está forzado desde "los de arriba" para participar en este tipo de comportamiento sádico?
El experimento de la prisión de Stanford en 1971, ofrece un ejemplo de cómo las personas son susceptibles a la participación en el maltrato psicológico y el tormento. Si bien a los estudiantes en el experimento no se les permitía castigar físicamente a sus simulados reclusos, en repetidas ocasiones utilizaron formas no físicas de maltrato psicológico, incluyendo registro corporal, aislamiento, privación sensorial y abuso verbal.

Del mismo modo, muchos de los guardias en la prisión de Abu Ghraib se comportaban de la misma manera. De hecho, numerosas imágenes muestran guardias mujeres posando junto a prisioneros iraquíes, algunas sonriendo, otras haciendo gestos y con sus "pulgares arriba". Además, muchos de los informes indicaron que guardias mujeres de la prisión de Abu Ghraib se encargaron de exponer sus pechos y genitales a los presos varones mientras les obligaban a realizar actos sexuales fingidos entre ellos.

El legado de tortura estadounidense en el país y en el extranjero se ha convertido en totalmente normal en las estructuras institucionales, ideologías y políticas de los EE.UU. Desde la pornografía a su representación en medios de difusión, el sadismo es una parte inherente de la cultura estadounidense y técnicas militares. Sin embargo, todas estas prácticas tienen sus raíces en la Cultura Occidental, desde que los pueblos indígenas de todo el mundo han sido sometidos a niveles absurdos de persecución psicológica y física que se remonta a las conquistas originales de las tierras indígenas. Gran parte de esta historia puede atribuirse a fenómenos sistémicos, pero no todos. A veces, las personas se encargan de realizar actos psicóticos.

En resumen, la violencia sexual y la tortura han sido una parte inherente de la Cultura Occidental por más de 1.000 años, desde los primeros Imperios Occidentales de la época colonial y sus despiadados métodos, los pueblos civilizados han empleado en varias ocasiones la tortura. Hoy en día, este tipo de tácticas son cada vez más normales en el discurso de Estados Unidos y sus prácticas políticas. Tácticas de contrainsurgencia empleadas en el extranjero regresan a la policía nacional y centros correccionales. Además, la pornografía moderna replica estas formas militarizadas y violentas de sexo, propagándolas culturalmente y fetichizando la tortura.
Muchas veces, los peores aspectos de la tortura se encuentran en soldados o guardias que obedecen-órdenes desde arriba. Pero no siempre. A veces, se encuentran en los mismos individuos, muchos de los cuales actúan con independencia de los gestores jerárquicos, y aun así logran replicar la brutalidad del sistema.

*Vincent quiere agradecer a Allison Warkentien por sus valiosas contribuciones a este ensayo.

**Vincent Emanuele es un escritor, periodista de radio y activista. Vive en la ciudad de Michigan, Indiana y puede ser ubicado en vince.emanuele@ivaw.org

Leer más...

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

Boaventura de Sousa Santos

Público El repugnante crimen cometido contra los periodistas y dibujantes del semanarioCharlie Hebdo hace muy difícil un análisis sereno de lo que está implicado en este acto bárbaro, de su contexto y precedentes, así como de su impacto y repercusiones futuras. Sin embargo, este análisis es urgente,bajo pena de continuar avivando un fuego que mañana puede alcanzar a las escuelas de nuestros hijos, nuestras casas, nuestras instituciones y nuestras conciencias. Ahí están algunas pistas para tal análisis.

Lucha contra el terrorismo, tortura y democracia

No se pueden establecer nexos directos entre la tragedia deCharlie Hebdo y la lucha contra el terrorismo que los EUA y sus aliados están ejecutando desde el 11 de septiembre de 2001. Pero es sabido que la extrema agresividad de Occidente ha causado la muerte de muchos millares de civiles inocentes (casi todos musulmanes) y ha sometido a niveles de tortura de una violencia increíble a jóvenes musulmanes contra los cuales las sospechas son meramente especulativas, como consta en el reciente informe presentado al Congreso norteamericano. Y también es sabido que muchos jóvenes islámicos radicales declaran que su radicalización nació de la revuelta contra tanta violencia impune. Ante esto debemos meditar si el camino para frenar la espiral de violencia es continuar con las mismas políticas que la han alimentado, como ahora es demasiado patente.

La respuesta francesa al ataque muestra que la normalidad constitucional democrática está suspendida y que un estado de sitio no declarado está en vigor, que los criminales de este tipo, en lugar vez de ser apresados y juzgados, deben ser abatidos, que este hecho no representa aparentemente ninguna contradicción conlos valores occidentales. Entramos en un clima de guerra civil de baja intensidad. ¿Quién gana con ella en Europa? Ciertamente no el partido Podemos en España o Syriza en Grecia.

La libertad de expresión

Es un bien precioso pero tiene límites,y la verdad es que la abrumadora mayoría de ellos son impuestos por aquellos que defienden la libertad sin límites siempre y cuando sea “su” libertad. Ejemplos de límites hay muchos: si en Inglaterra un manifestante dice que David Cameron tiene sangre en las manos, puede ir preso; en Francia,las mujeres islámicas no pueden usar el hiyab; el 2008, el dibujante Maurice Siné fue despedido deCharlie Hebdo por haber escrito una crónica supuestamente antisemita. Esto significa que los límites existen, pero son diferentes para los diferentes grupos de interés. Por ejemplo, en América Latina,los grandes medios, controlados por familias oligárquicas y por elgran capital,son los que más claman por la libertadde expresión sin límites, para insultar a los gobiernos progresistas y ocultar todo lo bueno que estos gobiernos han hecho por el bienestar de los más pobres.

Aparentemente, Charlie Hebdo no reconocía límites para insultar a los musulmanes, incluso cuando muchos de sus dibujos fueran propaganda racista y alimentasen la onda islamofóbica y antiinmigrante que avasalla a Francia y a Europa en general. Además de muchos dibujos con el Profeta en poses pornográficas, uno de ellos, bien aprovechado por la extrema derecha, mostraba un conjunto de mujeres musulmanas embarazadas, presentadas como esclavas sexuales de BokoHaram que, apuntando a sus barrigas, pedían que no les fuese retirado el apoyo social a la gravidez. De un golpe se estigmatizaba el Islam, a las mujeres y al estado de bienestar social. Obviamenteque, a lo largo de los años,la mayor comunidad islámica de Europa se fue sintiendo ofendida por esta línea editorial, pero fue igualmente inmediato su repudio por este crimen bárbaro. Debemos, pues, reflexionar sobre las contradicciones y asimetrías en la vida vivida de los valores que creemos son universales.

La tolerancia y los “valores occidentales”

El contexto en que ocurrió el crimen es dominado por dos corrientes de opinión,ninguna de ellas favorable a la construcción de una Europa inclusiva e intercultural. Las más radical es frontalmente islamofóbica y antiinmigrante. Es la línea dura de la extrema derecha en toda Europa y de la derecha cuando se ve amenazada por elecciones próximas (el caso de Antonis Samarás en Grecia). Para esta corriente, los enemigos de nuestra civilización están entre nosotros, nos odian, tienen nuestros pasaportes; y esta situación solo se resuelve liberándonos de ellos. La pulsión antiinmigrante es evidente.

La otra corriente es la de la tolerancia. Estas poblaciones son muy distintas de nosotros, son una carga, pero tenemos que “aguantarlas”, mientras que nos sean útiles; empero, solo debemos hacerlo si ellas son moderadas y asimilan nuestros valores. ¿Pero qué son los”valores occidentales”? Despues de muchos siglos de atrocidades cometidas en nombre de estos valores dentro y fuera de Europa –de la violencia colonial a las dos guerras mundiales–, se exige algún cuidado y mucha reflexión sobre lo que son esos valores y por qué razón, según los contextos, ora se afirman unos, ora se afirman otros.

Por ejemplo, nadie pone hoy en duda el valor de la libertad, pero lo mismo no puede decirse de los valores de la igualdad y de la fraternidad. Fueron estos dos valores los que fundaron el estado social de bienestar que dominó la Europa democrática después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en los últimos años, la protección social, que garantizaba niveles más altos de integración social, se comenzó a poner en causa por los políticos conservadores y hoy es concebida como un lujo inaccesible para los partidos del llamado “arco de gobernabilidad”. La crisis social causada por la erosión de la protección social y por el aumento del desempleo entre jóvenes, ¿no será leña el fuego del radicalismo por parte de los jóvenes que, más allá del desempleo, sufren la discriminación étnico-religiosa?

El choque de fanatismos, no de civilizaciones

No estamos ante un choque de civilizaciones, incluso porque la cristiana tiene las mismas raíces que la islámica. Estamos ante un choque de fanatismos,aunque algunos de ellos no aparezcan como tales por sernos próximos. La historia muestra cómo muchos de los fanatismos y sus choques estuvieron relacionados con intereses económicos y políticos que,en realidad,nunca beneficiaron a los que más sufrieron con tales fanatismos. En Europa y sus áreas de influencia es el caso de las cruzadas, de la Inquisición, de la evangelización de las poblaciones colonizadas, de las guerras religiosas y de Irlanda del Norte. Fuera de Europa, una religión tan pacífica como el budismo legitimó la masacre de muchos millares de miembros de la minoría tamil de Sri Lanka; del mismo modo, los fundamentalistas hindús masacraron a las poblaciones musulmanas de Guyarat en 2003 y el eventual mayor acceso al poder que han conquistado recientemente con la victoria del Presidente Modi, hace prever lo peor.

Es también en nombre de la religión que Israel continúa imponiendo la limpieza étnica de Palestina y que el llamado califato masacra poblaciones musulmanas en Siria y en Irak.¿La defensa de la laicidad sin límites en una Europa intercultural,donde muchas poblaciones no se reconocen como tales, será después de todo una forma de extremismo?¿Los diferentes extremismos se oponen o se articulan? ¿Cuáles son las relaciones entre los yihadistas y los servicios secretos occidentales? ¿Por qué los yihadistas del Emirato Islámico, que ahora son terroristas, eran “combatientes de la libertad” cuando luchaban contra Kadhafi y contra Assad? ¿Cómo se explica que el Emirato Islámico sea financiado por Arabia Saudita, Catar, Kuwait y Turquía, todos aliados de Occidente?Una cosa es cierta, por lo menos en la última década: lagran mayoría de las víctimas de todos los fanatismos (incluyendo el islámico) son poblaciones musulmanas no fanáticas.

El valor de la vida

La repugnancia total e incondicional que sentimos ante estas muertes debe hacernos pensar en la razón por la que no sentimos la misma repulsa ante un número igual o mucho mayor de muertes inocentes como resultado de conflictos que, en el fondo, ¿tal vez tengan algo que ver con la tragedia deCharlie Hebdo? En el mismo día, 37 jóvenes fueron muertos en Yemen en un atentado con bomba. El verano pasado, la invasión israelita causó la muerte de dos mil palestinos, de los cuales cerca de 1.500 eran civiles y 500 niños. En México, desde el año 2000 fueron asesinados 102 periodistas por defender la libertad de expresión y, en noviembre de 2014, 43 jóvenes fueron asesinados en Ayotzinapa.

Ciertamente que la diferencia en nuestra reacción no puede estar basada en la idea de que la vida de europeos blancos, de cultura cristiana, vale más que la vida de europeos o no europeos de otros colores y de culturas basadas en otras religiones. ¿Será entonces porque estos últimos están más lejos de nosotros y los conocemos menos? ¿Acaso el mandato cristiano de amar al prójimo permite tales distinciones? ¿Será porque los grandes media y los líderes políticos de Occidente trivializan el sufrimiento causado a esos otros, cuando no los demonizan al punto de hacernos pensar que ellos no merecen otra cosa?

Leer más...

2015: año de la paridad de género y el empoderamiento juvenil

miércoles, enero 07, 2015

Luis R Delgado J

El Presidente Nicolás Maduro Moros viene insistiendo desde mediados de 2014, que la mitad de las candidaturas del PSUV a la Asamblea Nacional serán mujeres y por otro lado, del total de las candidaturas, un 50% serán jóvenes menores de 30 años. Sin duda se trata de una medida afirmativa extraordinaria para potenciar la paridad de género y el empoderamiento juvenil.

Estos anuncios han llenado de satisfacción tanto al movimiento de mujeres feministas como al movimiento juvenil venezolano, ya que se trata de una decisión que profundiza la democracia sustantiva en nuestro país. Por un lado, el movimiento de mujeres y feminista viene planteando en las últimas décadas, la necesidad de avanzar en materia de paridad política en cada uno de los cargos de elección popular, en este sentido, son significativos los avances en diversos países de la región. Por el otro, los movimientos juveniles además de luchar por sus derechos sectoriales, históricamente han exigido que sean reconocidos como actores políticos con plenas capacidades.

Por esta razón, los anuncios reiterados por el Presidente Maduro en relación a las candidaturas socialistas a la Asamblea Nacional, marcan un hito importante en la historia política venezolana, por primera vez, se reconocen con suma contundencia, los derechos a la participación política de las mujeres y los jóvenes en las más altas instancias de debate.

Esto no es casual, el Presidente Maduro ha contado en su gestión con la más alta participación de jóvenes en su gabinete, en ministerios y vice-ministerios, donde destacan figuras como Héctor Rodríguez y Andreína Tarazón, la persona más joven en la historia republicana que ha asumido una responsabilidad ministerial. De igual forma, en materia de participación de las mujeres, el compañero presidente ha tenido la audacia de nombrar las primeras ministras que en materia de Defensa, Interior, Justicia y Exterior, ha tenido Venezuela a lo largo de su historia.

Lo anterior muestra el talante democrático y revolucionario del Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros, quien profundizando el legado del Comandante Hugo Chávez Frías, viene dando cada vez más contenido a la democracia participativa y protagónica consagrada en la Constitución Bolivariana.

Finalmente, consideramos que todas las candidaturas socialistas deben ser portadoras de mucha eficacia política y calidad revolucionaria, las candidatas y candidatos, jóvenes o no, deben estar comprometidos y comprometidas con la Independencia Nacional y con la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, y tener además conciencia de clase, conciencia feminista, en síntesis, ser plenamente revolucionarios y revolucionarias.

Leer más...

Hip hop cubano: entrevista con Las Krudas

martes, enero 06, 2015

Lara Dotson-Renta


The Postcolonialist Krudas Cubensi (Las Krudas) son un grupo de rap formado en Cuba durante la década de los 90 con tres integrantes: Odaymara Cuesta, Olivia Prendes, y Odalys Cuesta (conocida como Wanda). A partir del 2004, Odaymara y Olivia comenzaron su carrera como dúo, grabando un disco y formando un colectivo teatral en la Habana dedicado a la obra creativa creada por mujeres en la isla. En el 2006 se mudaron a la ciudad de Austin, Texas, sede musical de la cual viajan alrededor del mundo ofreciendo conciertos y talleres. Su rico trabajo artístico se destaca por su compromiso político y desenvolvimiento social.

Las artistas concedieron una entrevista luego de su participación en el Trinity International Hip-Hop Festival, que tomó lugar en Hartford, CT (Estados Unidos) durante la primavera del 2013.

******


The Postcolonialist: La producción artística independiente se está haciendo más prominente. ¿En qué medida piensan que el arte de los márgenes fomenta o interrumpe un discurso sobre el poder?

Odaymara Cuesta:
Pienso que depende de que tipo de poder estemos hablando. El arte y las personas en las márgenes siempre hemos cuestionado, reaccionado y accionado ante el discurso de poder del estado, de los gobiernos, de los ejércitos, de las industrias, la industria farmacéutica, de la industria cárnica. La supremacía es causa de muchas líneas divisorias en este mundo. Con la proliferación de activistas independientes, autogestionamos y revindicamos el poder de nuestras voces, de nuestras acciones, de nuestros cuerpos, de nuestros orgasmos, legitimamos que el poder también es nuestro, poder de nuestro intelecto, el poder que tenemos cuando organizamos nuestras comunidades crecemos nuestras infantes con una educación renovada, inclusiva, de amor, justicia, equidad y respeto por la naturaleza.

Olivia: Tener la medida exacta es difícil pero si cada día el acceso a las redes sociales facilita mucho más la comunicación y promoción de la obra independiente, sentimos que se fortalece la red de artistas y activistas, que sí se puede. Podemos existir y resonar en el mundo underground muy aparte de esa supremacía, muy lejos de ese juego de poder, escapando de su opresión, burlando su prepotencia, aun cuando ellos también controlen las redes sociales, el arte popular, la conexión entre la gente y la opinión ciudadana se están fortaleciendo.

The Postcolonialist: Las Krudas es un proyecto de origen cubano, nacido en un contexto cultural rico y políticamente complejo. ¿Como describirían su producción artística frente a estos matices?

Odaymara:
Somos nacidas, criadas y crecidas en Cuba, por esta razón somos personas que de la nada sacamos mucho, nuestra producción artística en los años que estuvimos en Cuba fue muy prolífica en lo que se refiera al material para discos y shows en vivo, una vez emigradas hemos tenido que adicionarle a eso el trabajo de booking y managing nosotras mismas para sobrevivir en este mundo capitalista.

Olivia: El sueño de socialismo nos influencio para siempre y la música cubana está dentro de nuestros cuerpos. El aire del Caribe siempre estará refrescándonos, las ideas de justicia social, equidad y resistencia inundaran siempre los acordes y melodías de nuestras canciones. Desde que comenzamos en Cuba y todavía aun en tierras americanas la sustentabilidad y la autonomía siempre nos acompañan.

The Postcolonialist: Las Krudas deconstruye los paradigmas de género, y proponen una visión alterna hacia la sexualidad y el cuerpo femenino. ¿Qué aperturas y qué dificultades presenta el rap para la mujer?

Odaymara:
Para todas mujeres siempre es un desafío vivir en paz, en esta sociedad machista y misógina ser una mujer rapera dentro de una cultura blanca y popcentrista es más duro aun y ser una lesbiana dentro de la cultura Hip Hop es triplemente duro y al mismo tiempo fortalecedor. Son mucha cosas por las que luchar, que te mantiene viva, vigilante, haciendo la real revolución.

Olivia: El mundo del Hip Hop como el resto del mundo es dominado por hombres y las mujeres debemos ser guerreras siempre en busca de nuestros espacios. Es duro, es agotador tener que estar peleando por algo que nos debería corresponder por derecho propio, pero somos fuertes y decimos no a la victimización. Nuestras ancestras nos enseñaron a pelear por sobrevivir y eso hacemos, el rap es increíblemente apropiado para nuestra expresión antisistémica, no solo en términos de clase, raza y genero sino también con respecto a la elección sexual; podemos rapear con el corazón defendiendo nuestras diferencias, defendiendo nuestros sueños.

The Postcolonialist: ¿Como perciben la intersección entre la negritud o el mestizaje y las artes en el Caribe hoy en día?

Odaymara: El arte negro es la fundación.

”Soy virtud que dejaron mis ancestros soy poesía
soy esta pasa mía, oscura iluminación
es la verdad de mi gente
voz de manigua presente
soy rebelión a la vida cotidiana,
veo cada mañana
Iroko frente a mi puerta y digo:
Negritud revuelta, suprema fuerza que se apodera del mundo
negra, negro profundo.
Soy hermandad soy valor,
para echársela a quien sea de donde quiera que venga
soy orgullo de mi bemba,
orgullo de mi color
soy identidad, soy cultura
negra Kruda de Cuba.”

(Texto de Madre Natura)

Olivia: Más que intersección, las culturas nativas y africanas son la base y sostén de toda la cultura caribeña y más allá. No solo en el arte y en las palabras; puedes sentirlo también en las actitudes, en los colores, en el aire, en la gestualidad, en el olor, en todas partes. Muchos han sido los intentos y violencias del eurocentrismo y del “norcentrismo,” pero la realidad sigue ahí, palpitando en el centro de nuestras vidas, aunque estemos lejos del lugar, desde la diáspora continuamos representando nuestra identidad siendo embajadoras alrededor del mundo, y manteniendo este fuego vivo.

The Postcolonialist: Ahora viven en los Estados Unidos. ¿Este cambio geográfico ha alterado su perspectiva, o su gestión artística y política?

Olivia: Todo cambia todo el tiempo, estar desde fuera me hace ver a mi país de otras maneras y estar en estos sitios me hace cambiar a mi misma. Creo que amplié más la perspectiva, aprendo mucho de lo que voy conociendo del mundo, y traigo de Cuba lo que soy, lo que allí aprendí, lo mesclo todo y esa la persona que soy, así es el arte que hago.

Odaymara: Pues sí que se ha alterado mi perspectiva, además de cambiar de geografía, cambié de sistema económico, de cultura, idioma. Pasé a formar parte de la gran población de emigrantes en el mundo, afrolatina en la diáspora envolviéndome totalmente en luchas globales, comunitarias, feministas, culturales, de aprendizaje. Hermanando culturas, crecimiento espiritual y artístico, nuestra obra ha crecido, hemos aprendido y enseñado. Reclamando nuestro derecho como ciudadana mundial de nacionalidad cubana.
About the Author

Lara N. Dotson-Renta, PhD is a writer, researcher and editor with an interest in comparative postcolonialities, the usages of popular culture in diasporic identity construction, and the negotiation and creation of national narratives. A native of Puerto Rico, she grew up primarily in the United States and undertook graduate study and research in Europe. She holds a BA in French and Spanish from Dartmouth College, a Master’s in French Literature and Culture from NYU in Paris, and a PhD in Romance Languages as well as a Certificate in African Studies from the University of Pennsylvania. She has published extensively in academic journals and topical periodicals and has presented at numerous conferences around the world. Her academic book, Immigration, Popular Culture, and the Re-Routing of European Muslim Identity, was published by Palgrave Macmillan in the Fall of 2012.

Leer más...

El fin de la televisión de masas

Ignacio Ramonet

Cubadebate La televisión sigue cambiando rápidamente. Esencialmente por las nuevas prácticas de acceso a los contenidos audiovisuales que observamos sobre todo entre las jóvenes generaciones. Todos los estudios realizados sobre las nuevas prácticas de uso de la televisión en Estados Unidos y en Europa indican un cambio acelerado. Los jóvenes televidentes pasan del consumo "lineal" de TV hacia un consumo en "diferido" y "a la carta" en una "segunda pantalla" (ordenador, tablet, smartphone). De receptores pasivos, los ciudadanos están pasando a ser, mediante el uso masivo de las redes sociales, "productores-difusores", o productores-consumidores (prosumers).

En los primeros años de la televisión, el comportamiento tradicional del telespectador era mirar los programas directamente en la pantalla de su televisor de salón, manteniéndose a menudo fiel a una misma (y casi única) cadena. Con el tiempo todo eso cambió. Y llegó la era digital. En la televisión analógica ya no cabían más cadenas y no existía posibilidad física para añadir nuevos canales, porque un bloque de frecuencia de seis megahercios equivale a una sola señal, un solo canal. Pero con la digitalización, el espectro radioeléctrico se fracciona y se optimiza. Por cada frecuencia de 6 MHz, en vez de una sola cadena, se pueden ahora transmitir hasta seis u ocho señales, y se multiplica de ese modo la cantidad de canales. Donde antes, en una zona había siete, ocho o diez canales, ahora hay cincuenta, sesenta, setenta o centenares de canales digitales…

Esa explosión del número de cadenas disponibles, particularmente por cable y satélite, dejó obsoleta la fidelidad del telespectador a un canal de preferencia y suprimió la linealidad. Como en el restaurante, se abandonó la fórmula del menú único para consumir platos a la carta, simplemente zapeando con el mando a distancia entre la nueva multitud de canales.

La invención de la Web –hace 25 años– favoreció el desarrollo de Internet y el surgimiento de lo que llamamos la "sociedad conectada" mediante toda clase de links y enlaces, desde el correo electrónico hasta las diferentes redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) y mensajerías de texto y de imagen (WhatsApp, Instagram, etc.). La multiplicación de las nuevas pantallas, ahora nómadas (ordenadores portátiles, tablets, smartphones), ha cambiado totalmente las reglas del juego.

La televisión está dejando de ser progresivamente una herramienta de masas para convertirse en un medio de comunicación consumido individualmente, a través de diversas plataformas, de forma diferida y personalizada.

Esta forma diferida se alimenta en particular en los sitios de replay de los propios canales de televisión, que permiten, vía Internet, un acceso no lineal a los programas. Estamos presenciando el surgimiento de un público que conoce los programas y las emisiones pero no conoce forzosamente la parrilla, ni siquiera el canal de difusión al que pertenecen esos programas originalmente.

A esta oferta, ya muy abundante, se le suman ahora los canales online de la Galaxia Internet. Por ejemplo, las decenas de cadenas que YouTube difunde, o los sitios de vídeo alquilados a la carta. Hasta el punto de que ya no sabemos siquiera lo que la palabra televisión significa. Reed Hastings, director de Netflix, el gigante estadounidense del vídeo en línea (con más de 50 millones de suscriptores), declaró recientemente que "la televisión lineal habrá desaparecido en veinte años porque todos los programas estarán disponibles en Internet". Es posible, pero no es seguro.

También están desapareciendo los propios televisores. En los aviones de la compañía aérea American Airlines, por ejemplo, los pasajeros de clase ejecutiva ya no disponen de pantallas de televisión, ni individuales, ni colectivas. Ahora, a cada viajero se le entrega una tablet para que él mismo se haga su propio programa y se instale con el dispositivo como mejor le convenga (acostado, por ejemplo). En Norvegian Air Shuttle van más lejos, no hay pantallas de televisión en el avión, ni tampoco entregan tablets, pero el avión posee wi-fi y la empresa parte del principio de que cada viajero lleva una pantalla (un ordenador portátil, o tablet, o smartphone) y que basta pues con que se conecte, en vuelo, al sitio web de la Norvegian para ver películas, o series, o emisiones de televisión, o leer los periódicos (que ya no se reparten…).

Jeffrey Cole, un profesor estadounidense de la Universidad UCLA, experto en medios en Internet y redes sociales, confirma que la televisión se verá cada vez más por la Red. Nos dice: "En la sociedad conectada la television sobrevivirá, pero disminuirá su protagonismo social; mientras que las industrias cinematográfica y musical podrían desvanecerse".

Sin embargo Jeffrey Cole es mucho más optimista que el patrón de Netflix, ya que afirma que, en los próximos años, el promedio de tiempo consagrado a la televisión pasará de entre 16 a 48 horas a la semana actualmente, hasta 60 horas, dado que la televisión, dice Cole, "va saliendo de la casa" y se podrá ver "en todo momento", gracias a cualquier dispositivo-con-pantalla, con sólo conectarse a Internet o mediante la nueva telefonía 5G.

También hay que contar con la competencia de las redes sociales. Según el último informe de Facebook, casi el 30% de los adultos de EE UU se informa a través de Facebook y el 20% del tráfico de las noticias proviene de esa red social. Mark Zuckerberg afirmó hace unos días, que el futuro de Facebook será en vídeo: "Hace cinco años, la mayor parte del contenido de Facebook era texto, ahora evoluciona hacia el vídeo porque cada vez es más sencillo grabar y compartir".

Por su parte, tambien Twitter está cambiando de estrategia: y está pasando del texto al vídeo. En un reciente encuentro con los analistas bursátiles de Wall Street, Dick Costolo, el consejero delegado de Twitter, reveló los planes del futuro próximo de esa red social: "2015 –dijo– será el año del vídeo en Twitter". Para los usuarios más antiguos, eso tiene sabor a traición. Pero según Costolo, el texto, su esencia, los célebres 140 caracteres iniciales, está perdiendo relevancia. Y Twitter quiere ser el ganador en la batalla del vídeo en los teléfonos móviles.

Según los planes de la dirección de Twitter, se pueden subir vídeos desde el móvil a la red social a partir de ahora, a comienzos de 2015. Se pasará de los escasos seis segundos actuales (que permite la aplicación Vine), a añadir un vídeo, tan largo como sea, directamente en el mensaje.

Google también quiere ahora difundir contenidos visuales destinados a su gigantesca clientela de más de mil trescientos millones de usuarios que consumen unos seis mil millones de horas de vídeo cada mes… Por eso Google compró YouTube. Con más de 130 millones de visitantes únicos al mes, en Estados Unidos, YouTube tiene una audiencia superior a la de Yahoo! En Estados Unidos, los 25 principales canales online de YouTube tienen más de un millon de visitantes únicos a la semana. YouTube ya capta más jóvenes de entre 18 y 34 años que cualquier otro canal estadounidense de televisión por cable.

La apuesta de Google es que el vídeo en Internet va a terminar poco a poco con la televisión. John Farrell, director de YouTube en América del Sur, prevé que el 75% de los contenidos audiovisuales serán consumidos vía Internet en 2020.

En Canadá, por ejemplo, el vídeo en Internet ya está a punto de sustituir a la televisión como medio de consumo masivo. Según un estudio de la empresa de sondeos Ipsos Reid and M Consulting "el 80% de los canadienses reconocen que cada vez ven más vídeos en línea en la Red", lo que significa que, con semejante masa crítica (¡80%!), se acerca el momento en que los canadienses verán más vídeos y programas en línea que en la televisión.

Todos estos cambios se perciben claramente no sólo en los países ricos y desarrollados. También se ven en América Latina. Por ejemplo, los resultados de un estudio, realizado por la investigadora mexicana Ana Cristina Covarrubias (directora de la empresa Pulso Mercadológico) confirman que la Red y el ciberespacio están cambiando aceleradamente los modelos de uso de los medios de comunicación, y en particular de la televisión, en México.

La encuesta se refiere exclusivamente a los habitantes del Distrito Federal de México y concierne a dos grupos precisos de población: 1) jóvenes de 15 a 19 años; 2) la generación anterior, padres de familia de entre 35 y 55 años de edad con hijos de 15 a 19 años. Los resultados revelan las siguientes tendencias:

1) tanto en el grupo de los jóvenes como en la generación anterior, las nuevas tecnologías han penetrado ya en elevada proporción: el 77% posee teléfono móvil, el 74% ordenador, el 21% tablet, y el 80% tiene acceso a Internet.

2) El uso de la televisión abierta y gratuita está bajando y se sitúa apenas en el 69%, mientras que el de la televisión de pago está subiendo y ya alcanza casi el 50%.

3) Por otra parte, aproximadamente la mitad de los que ven la televisión (29%), usan el televisor como pantalla para ver películas que no son de la programación televisiva, ven DVD/Blu-ray o Internet/Netflix.

4) El tiempo de uso diario del teléfono móvil es el más alto de todos los aparatos digitales de comunicación. El móvil registra 3 horas 45 minutos. El ordenador tiene un tiempo de uso diario de dos horas y 16 minutos, la tablet de una hora y 25 minutos; y la televisión de apenas dos horas y 17 minutos.

5) El tiempo de visita a redes sociales, es de 138 minutos diarios para Facebook, 137 para WhatsApp; en cambio para la televisión es de sólo 133 minutos. Si se suman todos los tiempos de visitas a las redes sociales, el tiempo de exposición diaria a las redes es de 480 minutos, equivalentes a 8 horas diarias, mientras el de la televisión es de sólo 133 minutos, equivalentes a 2 horas y 13 minutos.

La tendencia indica claramente que el tiempo dedicado a la televisión ha sido rebasado, ampliamente, por el tiempo dedicado a las redes sociales.

La era digital y la sociedad conectada son ya pues realidades para varios grupos sociales en la Ciudad de México. Y una de sus principales consecuencias es el declive de la atracción por la televisión, especialmente la que emite en abierto, como resultado del acceso a los nuevos formatos de comunicación y a los contenidos que ofrecen los medios digitales.

El gran monopolio del entretenimiento que era la televisión en abierto está dejando de serlo para ceder espacio a los medios digitales. Cuando antes un cantante popular, por ejemplo, en una emisión estelar de sábado por la noche, podía ser visto por varios millones de telespectadores (unos 20 millones en España), ahora ese mismo cantante tiene que pasar por 20 canales diferentes para ser visto a lo sumo por 1 millón de televidentes.

De ahora en adelante, el televisor estará cada vez más conectado a Internet (es ya el caso en Francia para el 47% de los jóvenes de entre 15 y 24 años). El televisor se reduce a una mera pantalla grande de confort, simple extensión de la Web que busca los programas en el ciberespacio y en Cloud ("Nube"). Los únicos momentos masivos de audiencia en vivo, de "sincronización social" que siguen reuniendo a millones de telespectadores, serán entonces los noticiarios en caso de actualidad nacional o internacional espectacular (elecciones, catástrofes, atentados, etc.), los grandes eventos deportivos o las finales de juegos de emisiones de tipo reality show.

Todo esto no es únicamente un cambio tecnológico. No es sólo una técnica, la digital, que sustituye a otra, la analógica, o Internet que sustituye a la televisión. Esto tiene implicaciones de muchos órdenes. Algunas positivas: las redes sociales, por ejemplo, favorecen el intercambio rápido de información, ayudan a la organización de los movimientos sociales, permiten la verificación de la información, como es el caso de WikiLeaks… No cabe duda de que los aspectos positivos son numerosos e importantes.

Pero también hay que considerar que el hecho de que Internet esté tomando el poder en las comunicaciones de masas significa que las grandes empresas de la Galaxia Internet –o sea, Google, Facebook, YouTube, Twitter, Yahoo!, Apple, Amazon, etc.– todas ellas estadounidenses (lo cual en sí mismo ya constituye un problema…) están dominando la información planetaria. Marshall McLuhan decía que "el medio es el mensaje", y la cuestión que se plantea ahora es: ¿cuál es el medio? Cuando veo un programa de televisión en la web, ¿cuál es el medio? ¿la televisión o Internet? Y en función de eso, ¿cuál es el mensaje?

Sobre todo, como reveló Edward Snowden y como afirma Julian Assange en su nuevo libro Cuando Google encontró a WikiLeaks (1), todas esas mega-empresas acumulan información sobre cada uno de nosotros cada vez que utilizamos la Red. Información que comercializan vendiéndola a otras empresas. O también cediéndola a las agencias de inteligencia de Estados Unidos, en particular a la Agencia Nacional de Seguridad, la temible NSA. No nos olvidemos de que una sociedad conectada es una sociedad espiada, y una sociedad espiada es una sociedad controlada.

Tomado de Le Monde Diplomatique / Cubadebate

Leer más...

"Pensar que el burka es patriarcal es una mirada colonialista"

lunes, enero 05, 2015

Adrián Solana

AraInfo Entrevista con Brigitte Vasallo, defensora de los derechos de la mujer, del grupo Red Musulmana de feminismo islámico

Brigitte Vasallo es una firme defensora de los derechos de la mujer, de todas las mujeres, en los unos y en los otros rincones del mundo. Hija de migrantes y migrante por cuenta propia ha vivido parte de su vida en Marruecos, país que considera una de sus muchas matrias. Es escritora y periodista especializada en la construcción de diálogos interculturales. Integra el grupo Red Musulmana de feminismo islámico y desde hace años lucha contra la prohibición del burka en el Estado español. Imparte talleres sobre relaciones amorosas con el título #OccupyLove y ha escrito el libro 'PornoBurka' con el que pretende explicar el mundo en un lenguaje esperpéntico desde una perspectiva disidente.

Hay quienes defienden la prohibición del burka y algunas feministas occidentales consideran que el velo integral es vejatorio para las mujeres que lo utilizan. ¿Está de acuerdo?

Precisamente ese no tiene que ser el tema del debate porque lo que yo opine sobre una prenda que no uso no tiene ningún tipo de importancia. El debate debería estar en torno a si es legítimo obligar o prohibir a una mujer vestirse de una manera determinada y si realmente nuestras prohibiciones u obligaciones no atentan contra el derecho al propio cuerpo y la propia imagen.

Entonces, ¿el tipo de ropa que usa una mujer no la puede hacer más o menos libre?

Por supuesto que no. Yo creo en lo que cada mujer como persona adulta, racional e independiente es capaz de hacer con sus circunstancias materiales. Por ejemplo, hace poco una compañera me explicaba que en Afganistán hay grupos de mujeres que hacen teatro social y están amenazadas, por lo que el burka les sirve para que no les reconozcan en la calle. El velo les da privacidad, así que eso de pensar que esta prenda es patriarcal y que las mujeres no tienen manera de redomarla es una mirada totalmente colonial.

La prohibición del burka, ¿fomenta la construcción del odio hacia minorías religiosas?

En todo. Yo no considero que haya mucho más detrás de esto que precisamente una construcción de alteridad que no nos lleva a ningún sitio positivo. Las leyes se hacen para responder a una necesidad social, pero la prohibición del burka no es una urgencia pública. Este mensaje se lanza para hacer una cortina de humo sobre temas que son mucho más importantes y para criminalizar a según qué culturas y librar de culpa a otras. Sin embargo, en el Estado español llevamos 88 mujeres asesinadas este mismo año, lo que tendría que ser un escándalo de dimensiones astronómicas y no lo es.

Desde las sociedades occidentales a menudo intentamos dar lecciones a otros países sobre la libertad y la tolerancia. Por ejemplo, fue muy polémica las acciones que Femen realizó en su particular "Día Internacional de la Yihad Topless", exhibiéndose desnudas de cintura para arriba delante de mezquitas y embajadas de países árabes. ¿Qué le pareció esta acción?

"Soy feminista musulmana...Femen no habla por las musulmanas ni por las feministas".

No solamente de una gran ignorancia, porque hay muchos países árabes que ni siquiera son totalmente musulmanes y también hay gente de otras religiones, si no de una gran estupidez porque esas mujeres a las que quieren ‘liberar’ también son musulmanas y van a las mezquitas. Fue un insulto decirles que no saben ser tan libres como Femen porque no enseñan los pechos.

A mí me parece estupendo que enseñen los pechos pero también me parece perfecto que haya mujeres que se quieran cubrir. Desde organizaciones musulmanas y desde el feminismo islámico llevan tiempo denunciando que este tipo de campañas están desprestigiando el trabajo que las feministas realizan día a día sobre el terreno.

¿Por qué desde algunos sectores del feminismo occidental se establece una diferenciación entre las mujeres occidentales y las mujeres musulmanas, ‘nosotras y ellas’?

Aquí hay dos líneas interesantes. Una es la concepción lineal de la historia que parte de un conflicto universal donde la historia de la humanidad va desde la barbarie hasta la civilización; y entiende que Occidente es la vanguardia y que el resto van más despacio pero acabarán llegando aquí.

Sin embargo, la evolución no es lineal y cada civilización tiene un entorno y un conocimiento determinado, situado en su historia y en su momento.

Por otro lado, es una falsa construcción distinguir entre las europeas y las musulmanas porque hay muchísimas musulmanas europeas. Se les está obligando a decidir entre dos identidades que no están en absoluto enfrentadas. Tenemos que plantearnos por qué siempre las pensamos como exógenas y que intereses hay detrás de ello.

Wassyla Tamzali, directora durante casi 20 años del Departamento de Igualdad de Género de la Unesco, rechaza el uso de todo tipo de velo y lo considera una práctica ideológica y social a combatir en el marco de la deconstrucción del patriarcado y sus atributos religiosos. Cómo dice Tamzali, ¿considera que la deconstrucción del patriarcado pasa por la deconstrucción de atributos religiosos?

Estoy de acuerdo con que Wassyla Tamzali quiera combatir cosas, lo que no veo tan claro es que la prohibición sea la manera de combatirlas o trabajarlas. Además, me asusta mucho abrir la puerta a las prohibiciones de las decisiones de las mujeres sobre su propio cuerpo, como también ha ocurrido con el tema del aborto.

Las mujeres no podemos seguir retirándonos de los espacios patriarcales, porque no hay espacio que no sea patriarcal; si no que tenemos que ocuparlos y exigir nuestros derechos. Por ejemplo, la tan vitoreada democracia no nos permitió votar hasta hace cuatro días, pero no nos hemos retirado si no que la hemos ocupado. Entonces hay que despatriarcalizar y luchar todos los espacios, también los religiosos, y no creo que haya otra manera de acabar con esos atributos patriarcales.

¿Hay algún ejemplo de organización o empoderamiento protagonizado por mujeres musulmanas que considere referente?

"Soy libre para cubrir mi pelo, igual que Femen para enseñar su pecho. ¿Por qué ellas atacan mi libertad para elegir?".


Todas las luchas por el derecho a llevar el velo y el velo integral en Europa me parecen un ejemplo de los procesos emancipatorios propios de las mujeres musulmanas. El mensaje que trasmiten: “Decís que estoy sumisa a Dios por llevar velo y que queréis que me lo quite para estar sumisa al Estado”, me parece una reivindicación muy interesante sobre qué patrones queremos tener y qué patrones nos imponen. A mi esa me parece una reivindicación muy clara, que las mujeres musulmanas no necesitan que les digamos nada, sino que nos dejemos acompañar por ellas y nos acompañemos entre todas.

¿Cree que tanto la obligatoriedad de usar el burka en algunos países islámicos como su prohibición en Occidente tienen un propósito común que es la discriminación de la mujer?

Las dos ideas vienen de la misma concepción, que las mujeres no podemos decidir por nosotras mismas y que por lo tanto hay que hacer leyes que decidan sobre nuestro cuerpo y nuestra vestimenta, porque nuestro cuerpo y nuestra imagen siempre son una amenaza. Prohíben nuestra libertad y nos excluyen a través de leyes represivas.

¿Hasta qué punto las mujeres que usan el burka lo hacen obligadas?

Lo primero que se dice sobre el velo integral es que las mujeres lo llevan obligadas. Sin embargo, muchas mujeres dicen que lo llevan porque quieren e incluso en contra de la voluntad de su familia que no quiere ser estigmatizada. Otras en cambio afirman que lo llevan porque a su marido le gusta, pero que levante la mano la mujer que está libre de hacer cosas para gustarle más a su pareja. Lo que pasa es que estos procesos de violencia simbólica es más fácil verlos en los ojos de las demás que dentro del propio cuerpo y es más cómodo acusar a las demás al mismo tiempo que, por ejemplo, sometemos a nuestros cuerpos a procesos estéticos brutales.

¿Es el islam una religión que restringe especialmente las libertades de las mujeres, más que otras religiones como el cristianismo o el judaísmo?

En absoluto, ni más ni menos. Para empezar depende mucho de las interpretaciones que se hagan. Según las lecturas de las feministas islámicas el islam es una religión bastante igualitaria. Pero nosotros tenemos esa imagen del islam porque la islamofobia llega a lugares bastante insospechados. Por ejemplo, en las traducciones del Corán, la palabra ‘insan’ (persona) se traduce como ‘hombre’ genérico, entonces el machismo del lenguaje castellano pasa a incorporarse a un machismo en el Corán que en realidad no existe en el texto original.

El capitalismo puede fomentar medidas racistas para dividir a las clases populares y que pierdan de vista problemas de mayor magnitud, ¿cree que es el caso de la prohibición del burka?

Los procesos de lucha contra el burka siempre vienen promovidos por grupos políticos que nunca se han posicionada a favor de los derechos de las mujeres. Están creando una cortina de humo sobre problemas más importantes de urgencia social y consiguiendo apoyos de manera sorprendente desde los propios contextos feministas para aplicar violencia sobre algunas mujeres en nombre de las libertades de todas.

Es algo similar a lo que ocurre con el Pinkwashing (utilización de los derechos sexuales para lavar, ocultar, blanquear acciones o atropellos contra derechos humanos), cuyo paradigma es Israel, porque protege algunos derechos de la comunidad LGTBI, pero vulnera otros – por ejemplo la ocupación imposibilita la articulación de la comunidad LGTBI palestina -. Además, Israel, también presume de defender los derechos de las mujeres, pero según un estudio realizado entre el año 2000 y 2007, el 10% de las mujeres palestinas embarazadas fueron retenidas en checkpoints cuando iban a dar a luz. Pues eso mismo ocurre con la prohibición del burka, cuando con la excusa de defender los derechos y libertades de las mujeres se aplican violencias a unas mujeres en concreto.

Leer más...

Clínicas, viajes y privilegios: así son los abortos de las ricas en Chile

Alejandra Carmona

La Haine Algunas críticas apuntan a que la ex secretaria de Estado Helia Molina no tiene pruebas para decir que en exclusivos recintos de salud se realizan interrupciones del embarazo. Sin embargo, hay quienes aseguran que esa es una realidad que ha existido en el país desde hace años. Aquí hablan una matrona, una mujer que abortó en una clínica y una especialista que ha atendido a chilenas de más recursos cuando viajan a Argentina para terminar con embarazos no deseados.

La periodista Yasna Lewin tenía 26 años, otro hijo y una complicada situación laboral cuando quedó embarazada, hace 20 años: “Aborté en una clínica cuica. Con un médico que atendía en su consulta de Providencia y que conocí gracias al boca a boca, por una amiga. Yo estaba en un momento complicado de mi vida, profesionalmente, y el aborto fue en el marco de mi matrimonio, pero tengo una profunda convicción sobre el derecho de la mujer de poner término a un embarazo cuando lo desee, porque en la medida que todavía no se trata de una vida humana, tenemos derecho a decidir. De acuerdo a la ciencia, la vida no es humana mientras no se produce el tejido neurológico”.

Cuando Yasna escuchó las críticas que llovieron sobre la renunciada ministra de Salud, Helia Molina, que dijo que “en todas las clínicas cuicas [esnob], muchas familias conservadoras han hecho abortar a sus hijas”, sintió ganas de contar parte de su historia porque cree que su caso es la “encarnación de la injusticia y contarlo es una forma de reivindicar un derecho”.

Después de esa consulta en Providencia y previo pago de 700 mil pesos, Yasna fue derivada a la clínica y así, sin mayores complicaciones, puso término a un embarazo de casi tres meses. Su esposo siempre la apoyó en todo, porque –según explica– él entendía que la decisión final quedaba en sus manos. “Tuve todas las posibilidades de hacerlo porque tenía los recursos y la formación. Yo tuve que pagar antes y en efectivo; no todos tienen esa facilidad. Para mí es inevitable pensar en aquellas mujeres que no pueden acceder o esas niñas de 11 o 12 años violadas o que tienen hijos a esa edad y se arruinan la vida, porque tener un hijo a esa edad es muy difícil”.

LA POSIBILIDAD DE VIAJAR

A pesar de que las palabras de la ministra Molina levantaron una polvareda, la sentencia es apoyada por varios especialistas que estudian el aborto en Chile: las diferencias de acceso a la interrupción del embarazo –práctica que está penada en cualquier caso– está marcada por la condición social de las mujeres.

Lidia Casas, profesora e investigadora de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, señala que hay una variedad de experiencias: mujeres más jóvenes que usan el misoprostol –prostaglandina sintética que fue diseñada originalmente para combatir las úlceras, pero que antes de los dos meses imita a un aborto espontáneo–, aunque sin la información necesaria, exponiéndose a mayores riesgos; otras que van a auxiliares de enfermería o a médicos que usan todavía métodos rudimentarios, como sondas, que siempre tienen mayor probabilidad de infección; y luego está todo el espectro de clases sociales en que las clases medias y medias altas pueden ir a mejores servicios: “Consultas de ginecobstetras, o en consultas informales, en centros clínicos más formales, o a otro país: comprar el ticket de avión no solo para ellas sino para un acompañante, estadía en hotel y luego el procedimiento. Algunas de las mujeres, pacientes de uno de los médicos entrevistados para nuestro informe, salieron de Chile porque gestaban fetos con malformaciones incompatibles con la vida extrauterina y que, por el período de gestación, ya no era posible el uso seguro de misoprostol y requerían una supervisión clínica más cercana”, comenta Casas.

Lidia cuenta, asimismo, que para el Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile, de la UDP, levantaron información a través de un estudio cualitativo. Hicieron entrevistas a mujeres, a profesionales de la salud y a acompañantes: parejas, amigas, familiares, en el proceso de un aborto.

“Lo que aparece en nuestras entrevistas es que, cuando las mujeres tienen más recursos, van a distintos lugares: a consultas privadas, a clínicas (aunque no dieron nunca sus nombres), a centros médicos, y otras a países con distintos grados de legalidad: Brasil, Argentina, Colombia y Cuba”, relata Lidia.

La doctora María U. pertenece a una ONG que ayuda a interrumpir embarazos en Argentina, pero no sólo a mujeres de ese país. También llegan chilenas. “Atendemos entre 4 a 8 mujeres chilenas por mes. Esas llegan a Buenos Aires y el doble llega a Mendoza. Son las más pudientes y suelen requerir más servicio que las argentinas promedio, ya que por ser de clase social alta suelen tener información y más preguntas”, dice la especialista.

Las mujeres se conectan mediante una página de Internet. También por medio de recomendaciones: los centros no son físicos porque el aborto en Argentina es ilegal, salvo en casos de violación o si hay peligro para la madre. La ONG sí tiene áreas fijas, como Buenos Aires, Mendoza y Santa Fe. “Les aseguramos que aquí atiende un médico matriculado, con todos los controles de higiene necesarios. Las que vienen se van agradecidas y muy contentas porque, a pesar de la desconfianza que traen, se van con la solución que en Chile no encuentran”, cuenta María desde Buenos Aires.

“Se hace paralelo al sistema de salud porque aquí es ilegal. Se siguen los protocolos que una interrupción requiere, aunque no se incluye internación, de esta manera es ambulatorio”, cuenta María. Los lugares solo son conocidos por las mujeres que necesitan el procedimiento. María también dice que es más barato. “Aquí, a una mujer con 7 semanas, solo se cobra 510 dólares”, detalla María. El procedimiento incluye médico, auxiliar, ecógrafos, camillas, estufas de esterilización e instrumental. También medicamentos como anestesia y anticonceptivos.

Sin embargo, incluso los viajes apuntan a distintas mujeres según su acceso. Mientras un aborto en Buenos Aires puede alcanzar el millón de pesos, más los pasajes, en Perú la oferta es distinta.

El año 2012, Y. B. (31), chilena, fue condenada a pena remitida y a pagar $100 mil de multa, por un aborto que se realizó en el mismo hostal en que se hospedaba en Tacna. Pagó solo 30 soles por la interrupción de su embarazo de mes y medio; es decir, cerca de 6 mil pesos chilenos. Los diarios de ese país contaron que la obstetra que acudió a la habitación del hostal donde se hospedaba, le puso una inyección, le recetó tres pastillas para evitar el dolor y se fue. Y. B. quedó grave, internada en el Hospital Hipólito Unanue de Tacna.

LA DESIGUALDAD

Paula es matrona de una de las clínicas más exclusivas de Santiago. Tiene más de tres décadas de experiencia y puede describir cómo la posibilidad de abortar de forma segura siempre ha estado a la mano de quienes tienen mayores recursos:

–Hace algunos años era más fácil que ahora abortar en clínicas. Generalmente se entregaban algunos diagnósticos para que las mujeres pudieran entrar a pabellón, como sinequia uterina (las paredes del útero están pegadas) o metrorragias disfuncionales. Había que hacer una muestra y un raspado biópsico y el doctor mandaba una orden de hospitalización. Ahora en muchas clínicas se pide ecografía tomada en la misma clínica y por un médico que no sea el tratante. Sin embargo, lo que ahora se ve con mayor frecuencia son los raspajes post uso del misotrol. Se está usando mucho misotrol que se vende en el mercado negro y puede costar hasta $80 mil. Ya eso queda a criterio del médico, a pesar de que con una muestra se puede saber si se usó o no ese remedio cuando una mujer llega con síntomas de aborto.

Paula agrega que, en zonas rurales o en casos de mujeres con menos educación, aún se utilizan técnicas mortales, como las sondas o el tallo de perejil, que se introducen en el cuello uterino.

Según un estudio de la Defensoría Penal Pública –contenido en el informe de la UDP–, la condición socioeconómica de las imputadas por aborto entre 2001 y 2009 es de estratos medios y bajos. Casi un 32% son estudiantes –20% son secundarias–, una cuarta parte con trabajo estable y cerca de un 15% estaba cesante y el resto –24%– declaraba ser dueña de casa. El informe de la UDP señala que una profundización en estas cifras, conocida gracias a otro informe, da cuenta de más detalles: “Respecto al nivel educacional de las imputadas, casi el 36% no completaba la educación media, el 22% la había completado, un 20% tenía estudios incompletos de educación técnica o universitaria y el 4% alcanza estudios universitarios completos”.

En Chile, las cifras de abortos provocados son inciertas. El fundador del Centro de Medicina Reproductiva y Desarrollo Integral del Adolescente (CEMERA), Ramiro Molina, con un equipo de la Universidad de Chile, concluyó que alcanzaban a los 100 mil al año. Olav Meirik, un epidemiólogo del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva y consultor de la Organización Mundial de la Salud, los sitúa entre los 60 a 90 mil al año.

Uruguay es uno de los países que logró la despenalización del aborto recién el año 2012 y los resultados en términos epidemiólogicos tienen satisfechos al gobierno. En conversación con 'El Mostrador', el ministro interino de Salud de ese país, Dr. Leonel Briozzo, comenta que existe “mortalidad materna cero” por abortos mal hechos, después de la ley. “Los servicios funcionan y un dato que nos llamó la atención es que, en los países que despenalizan el aborto, estos disminuyen, porque las mujeres no toman el aborto como método anticonceptivo, sino como última opción”.

La realidad no se aleja mucho a la de Chile. Briozzo asegura que la desigualdad en estos casos es una verdad que muchos no quieren ver: “El aborto inseguro es, si se quiere, uno de los elementos de mayor hipocresía en nuestras sociedades. Es absolutamente real y comprobado científica y socialmente que aquellas mujeres que tienen recursos y capital social tienen abortos seguros, y aquellas que no, arriesgan su vida y su salud. En todas las clases sociales se ven enfrentadas a embarazos no deseados. Las mujeres pobres son las que arriesgan su vida y su salud en abortos clandestinos”.

El Mostrador

Leer más...

El Buen-fingir del Femilisto de izquierda

viernes, enero 02, 2015

Camilo Artaza

Colectivo SinVerguenza Hay que ser radicalmente socialista y llegar a ser un socialista radical, asumir todas las luchas de la humanidad y ser radicalmente humanista, abogar por la igualdad y equidad de género y ser radicalmente feminista o feminista radical... mmm eso sí que no, ¡por favor! Ubiquémonos un poco; cómo eso de que la mujer sea radical, ¿no será peligroso? La idea no es que nos ataquen y la mujer nos termine sometiendo.

¿Cómo entender esta inquietud ante el feminismo y la ambivalencia que la contiene?, ya que al parecer, hoy en día, está de moda en ciertos ambientes declararse feminista, es un acto adecuado y de amplía deseabilidad social, pero a su vez, no es bueno ser feminista radical, es decir bueno: “soy feminista pero no de esas…” que trampa se nos presenta ante esta bruma, es más, sería sensato aventurarnos a pensar que nos encontramos ante la despolitización del accionar del feminismo.

¿Por qué ante un hombre que se declara feminista, todo es agrado y felicidad? Y las expresiones que surgen espontáneamente entre muchas mujeres y algunos hombres, son: “Ohh que tierno, que bello que se declare feminista debe ser un hombre bueno y sensible”. Pero si, una mujer se declara feminista, agárrense inmediatamente brotan como una erupción señalamientos de todo tipo tales como: “ah, esa debe ser una solterona”, “una amargada”, “Una mal cogida” detengámonos precisamente en la última “Una mal cogida” y fijémonos como hasta se culpa a la mujer por que un hombre se la coge mal.

Que nos muestra todo esto, es tan arrecho el sistema patriarcal que ya de manera sutil comenzó el secuestro y la despolitización del feminismo, concibiendo “un feminismo aceptable” y adecuado” si se enuncia de determinadas maneras y en los contextos correspondiente y ¿Cómo ocurre esto? Que hasta el movimiento de lucha para revindicar la opresión sobre las mujeres, nos queda bonito y aceptable a nosotros como hombres y es horrible, asusta e inquieta, cuando es enarbolado, enunciado y reivindicado por una mujer.

Qué un hombre se declare feminista, en esta suerte de estética neoizquierdista del buen-fingir que sostiene imágenes cuerpos-farsas declarativos de la boca hacia fuera, pero con el culo bien apretado para adentro por la colonización heteropatriarcal que les impide restringir el confort y los privilegios heterosexuales, solo es una manera de edulcoración del patriarcado, lo hace más leve, lo des solidifica para que se cuele en los cuerpos y es porque se ve bien, suena bien y es agradable que se hace necesario el sospechar, al igual que si modelos de pasarelas agiten consignas feministas que lo que hacen es reafirmar estereotipos, y se distancia de aquello o aleja el mayor miedo del sistema patriarcal que es la ruptura, el quiebre y eso siempre es molesto, incomoda, desagrada porque rompe con el supuesto orden natural de las cosas.

Ahora vamos a explorar sobre las reacciones inmediatas que emergen, se desatan ante su solo nombramiento. Por un lado, son comunes las resistencias, una de ellas es asumir la idea de defensa a ultranza desarrollada por las mujeres; quienes desean supuestamente vengarse de los hombres. Luego otra reacción común es la búsqueda de compensación; la que relataré con los argumentos de un Sr. que un día me manifestó en un taller; siempre con ánimo de confrontación: “bueno si usted avala esas prácticas feministas” aquí detengo el comentario del Sr. para mostrar como son vistas las mujeres feministas, siendo parte de grupitos de choque, tipo de acción gremialistas, hasta casi asumiendo el nivel de una mafia, “la mafia feminista” por ahí he escuchado el termino feminazis.

Y continuando con el diálogo

Sr: “entonces si usted está de acuerdo entonces yo me uniré a un grupo de masculinistas”
Me imagino que el Sr. esperaba que le refutara su arrebato argumentando las condiciones históricas y culturales que sustentan, justifican y legitiman el accionar feminista, pero no que ladilla, más bien lo que se me ocurrió responderle fue un simple:
C: “pero que bien, échele pa adelante y cuando reúna y conforme un grupo o un movimiento masculinista me avisa para unirme”. “Pero primer es importante que pueda identificar cuáles son todos sus derechos vulnerados como hombres, y que estos estén siendo vulnerados precisamente por la acción de mujeres”. Y no sé olvide por favor, de que estoy ansioso de unirme a ustedes.
El Sr. comenzó a pensar y buscar con insistencia
Sr.: “bueno hay muchos, heee, ellas nos mmm, bueno se quedan con nuestras casas”,
C: ¿A usted perdió su casa?
Sr.: No yo no pero el amigo de un amigo, y he sabido
C: ¿pero usted que derecho le ha sido vulnerado y que derecho le ha sido vulnerado a un hombre cercano a usted?
C: Lo que pasa Sr. que ese movimiento que usted llama Masculinismo ya existe y se llama sistema patriarcal.

Justamente son las mujeres disruptivas que con su performance molestan, inquietan al orden patriarcal. Las que muchas veces, pasan a ser las mujeres desordenadas que salen a la calle invaden los espacios públicos, la plaza, alzan la voz, gritan pelean incluso maldicen siendo esas inapropiadas que en su novedad surgen en amenaza, que debilita la condición natural declarada y asignada por el patriarcado, a la que como sociedad nos hemos acostumbrado, que supone un deber ser, una virtud que se inscribe en el cuerpo bajo la forma de un conjunto de disposiciones aparentemente naturales, sí, ahora las mujeres esas radicales invaden lo público.


PD: Aquí surge la nueva especie de la izquierda acomodaticia: el Femilisto. Especie de sujeto que se niega abandonar su lugar de confort Cisexual, se niega a cuestionar el heteropatriarcado como régimen político de los cuerpos y los afectos, se asume "feminista" de la boca para afuera y realiza todas las práctica misóginas, homo-lesbo-transfóbicas y sexista que puede realizar cualquier personaje de "derecha".(próximamente ampliaremos detalles de esta especie)

Leer más...

El feminismo no asesina

Teresa Mollá Castells*

Cimacnoticias Que nadie se alarme por el título de este último artículo del año. Esta madrugada alguien me ha etiquetado en un tuit en el que se hablaba del genocidio del feminismo del siglo XXI. Me ha dado la risa y la idea de cómo comenzar este último artículo del año.

Comenzaré diciendo que, al menos para mí, hay tantos feminismos como personas feministas, puesto que aunque los objetivos son comunes la forma en que cada persona lo vive y lo practica es única.

Precisamente por esta cualidad, unas personas feministas lo practican en el ámbito académico, otras en el laboral, el intelectual, otras desde el anonimato militante, en redes sociales, y así un largo etcétera que nos enreda y fortalece multiplicando el discurso para llegar a todos los ámbitos.

En el año que acaba hemos vivido una de las mayores movilizaciones de las mujeres en el Estado español para frenar la barbaridad que pretendía imponer el ya (afortunadamente) ex ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón: la reforma de la ley de aborto que nos devolvía a las cavernas en materia de derechos sexuales y reproductivos, y sobre el derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad y su cuerpo.

En su momento comenté mi opinión sobre los verdaderos motivos de la dimisión de Gallardón y que no fue únicamente la retirada de la ley que pretendía imponer con el rodillo de su mayoría absoluta en el Parlamento.

La movilización sostenida de mujeres de toda clase y condición y la demostración pública de nuestro rechazo visibilizada en la gran manifestación que tuvo lugar en Madrid el pasado 1 de febrero, fue una potente inyección de ánimos para no desfallecer en ningún ámbito y para fortalecernos y retroalimentarnos en nuestras propias convicciones feministas.

La necesidad del feminismo y de todas las personas feministas ya no se puede poner en duda puesto que los objetivos a combatir siguen vigentes. Las desigualdades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos no sólo no desaparecen, sino que van aumentando con las medidas que este desgobierno facha está tomando con la excusa de esta estafa llamada crisis.

Y, por tanto, desde las diferentes militancias que cada cual lleva en su vida ha de integrar la de la igualdad real entre mujeres y hombres, de lo contrario, esas militancias no me sirven.

No me sirven propuestas de modelos económicos alternativos si no se contemplan medidas específicas de apoyo a las familias para que sobre todo las mujeres, pero también los hombres, podamos conciliar de verdad nuestra vida laboral, familiar y personal.

Tampoco me sirven modelos laborales en los que la igualdad sea sólo aparente y no se llegue al origen de las verdaderas desigualdades internas e inherentes a la condición de persona trabajadora.

Tampoco me sirven discursos políticos, sean del signo que sean, en los que la igualdad se reduzca a algo de maquillaje para acallar posibles voces discordantes y punto. No, todo eso ya lo hemos vivido en muchas ocasiones.

La traición sistemática e histórica hacia los Derechos Humanos de las mujeres hace necesaria la militancia feminista en todos los ámbitos de la vida. De ahí la importancia de la suma de las diferentes y legítimas voces feministas de todo signo y condición.

No me vale con que sólo las opiniones más consideradas sean las únicas referentes. Hemos de aprender a escuchar las voces de mujeres anónimas que nos dan cada día lecciones de trabajo militante desde su realidad.

Y las llamo anónimas porque sus nombres no aparecen en las redes sociales o en las listas de partidos políticos u otro tipo de organizaciones, pero su trabajo de militancia cotidiana les otorga todo mi respeto y admiración.

De mujeres y de hombres, porque el discurso de la necesidad de la igualdad también va calando entre los varones que ya comienzan a ver que con sistemas igualitarios salimos ganando todas las personas.

Es importante tener personas referentes a las que acudir en algunos momentos, pero considero más importante la observación cotidiana del trabajo continuado de la gente y aprender de ella.

Y en ese sentido la semana pasada leía un artículo que me provocó rabia puesto que al hablar del año que acaba se refería a él como “el año de las mujeres”. Lo leí y la decepción dio paso a la rabia. En él se comentaba que hubo más mujeres en todos los ámbitos y todos los nombres que se exponían eran, obviamente, nombres de mujeres conocidas.

Incluso el nombre de Malala fue utilizado con ese fin. Y me enfadé porque 2014 no ha sido el año de las mujeres en el sentido que pretendía el artículo. Este año, en todo caso fue el de la manifestación explícita de la necesidad de la lucha feminista para frenar mayores retrocesos en nuestros Derechos Humanos en todos los aspectos y ámbitos.

Fue el año de las mujeres anónimas, de las que salieron a la calle para frenar la reforma de la ley de aborto. Las que se concentran cada mes y cada vez que se nos asesina porque el terrorismo machista no se detiene y, lo que es peor, cuenta con silencios cómplices de demasiada gente implicada.

Silencio por parte de quienes nos desgobiernan que recortan recursos en actuaciones, sensibilización y formación. Con el silencio de los de las faldas largas y negras que con su discurso misógino alientan desde confesionarios y púlpitos a aguantar esas situaciones.

Y con el silencio y las actuaciones de algunas gentes de los frufrús que con sentencias muy cuestionables llegan incluso a justificar este tipo de terrorismo que se ha llevado por delante de forma injustificada la vida de más de 70 mujeres.

Y estos son sólo algunos silencios, pero hay más, muchos más. Y todo ello sin contar el sufrimiento de las otras víctimas, las mujeres que lo sufren en la intimidad paralizadas por el miedo y por su propia cárcel invisible llamada dependencia emocional.

En dos días iniciamos un año con varios procesos electorales en los que las diferentes fuerzas políticas nos van a vender de nuevo en sus campañas diversas medidas para “mejorar” la situación. Pero seguramente se olvidarán de que la situación no se mejorará si se olvidan de la desigualdad existente de más de la mitad de la población que vive en peores condiciones que la otra mitad. Y para mí eso es fundamental.

El feminismo denuncia esa situación de desigualdad real todavía existente en nuestras sociedades. Y esto es considerado por demasiada gente como un atentado contra el poder establecido que sigue siendo patriarcal y, por supuesto, androcéntrico.

Por eso hay demasiada gente empeñada en criminalizar la militancia feminista, porque supone un peligro a los privilegios heredados a lo largo de la historia por la mitad de la población. Y esto es injusto desde cualquier punto de vista. O por lo menos para mí lo es.

Y, por supuesto, y a pesar de lo que algunos se empeñen en denunciar, el feminismo no asesina a nadie porque busca igualar situaciones y desmontar privilegios para que mujeres y hombres salgamos ganando.

El temor de quienes nos acusan a las feministas es el de perder su poder sobre las instituciones, comenzando por las familiares y envolverse con la capa del victimismo. Y miren señores troles, eso no cuela.

Nos acusan de ser feministas radicales. Pues yo les digo que si el término radical tal y como viene en el diccionario de la RAE y en su primera acepción “es un adjetivo relativo o perteneciente a la raíz”, pues sí, somos radicales porque vamos a la raíz del problema para solucionarlo. Y esa raíz se llama patriarcado que conlleva privilegios para la mitad de la población en detrimento de la otra mitad.

Y si a ustedes esa situación de desigualdad les parece justa, allá ustedes, pero les recuerdo que el feminismo no asesina. El patriarcado machista sí.

Esperemos que el año que vamos a comenzar sea rico en cambios que igualen y nos permita seguir enriqueciéndonos con las aportaciones de todo tipo de las personas comprometidas con la igualdad.

Y que seamos capaces de echar a este desgobierno por habernos llevado a las mujeres en particular y a la gran mayoría de la sociedad en general a una situación peor de lo que estábamos cuando llegaron.

Feliz 2015 militante.

tmolla@telefonica.net

*Corresponsal en España. Periodista de Ontiyent.

Leer más...

Género con Clase Impreso